DERECHOS HUMANOS

Unos 14 niños, víctimas en albergue de Tocumen

Unos  14 niños, víctimas en albergue de Tocumen
La directora de la Senniaf, Sara Rodríguez, respondió un cuestionario ante diputados de la Comisión de Gobierno y Justicia de la Asamblea Nacional. Pastor Morales


Lo confirmaron ayer las autoridades de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf): “14 de los 54 menores de edad que estaban en el Centro Integral Fundación Chilibre Panamá, en Tocumen, fueron identificados en la investigación como afectados”.

La información fue dada a conocer por Sara Rodríguez, directora de la Senniaf, quien acudió ayer a la Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales de la Asamblea Nacional, a responder un cuestionario sobre anomalías en albergues que reciben a menores.

Un informe elaborado por funcionarios de esa entidad revela los hallazgos: niños con discapacidad esposados, niñas con enfermedades venéreas y personajes que manejaban de forma muy discrecional el centro para menores en Tocumen.

Rodríguez también se refirió a irregularidades con niñas y adolescentes enviadas por la Senniaf al refugio Amor de Damas, en Veraguas, que denunciaron supuesto maltrato y abuso sexual: “Hay una investigación en el Ministerio Público”.

La funcionaria pidió apoyo a los diputados en materia de presupuesto, para custodiar a la niñez del país.

Senniaf solicita ayuda y revela maltrato a niños

La Comisión de Gobierno, Justicia y Asuntos Constitucionales de la Asamblea Nacional fue el escenario en el que la directora de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), Sara Rodríguez, hizo catarsis ayer: solicitó ayuda presupuestaria para la atención de la niñez del país y reconoció que menores de edad fueron víctimas en algunos albergues .

Rodríguez fue citada por los diputados de esta comisión luego de que en los últimos días se dieran a conocer una serie de hechos relacionados con casos de presunto maltrato y abuso sexual en los albergues Centro Integral Fundación Chilibre Panamá, en Tocumen, y el Refugio Vida Libre, en Las Garzas, ambos en la provincia de Panamá, así como en el Refugio Amor de Damas, en Veraguas. Todos acogieron a niños, niñas y adolescentes.

La directora de Senniaf comenzó refiriéndose al Centro Integral de Tocumen, hasta abril de 2019 llamado Metro Amigo. Precisó a los diputados de la comisión que desde el 19 de agosto de 2019 fueron notificados sobre las aparentes irregularidades y que eso condujo a la apertura de un proceso administrativo en la Senniaf de inmediato. Agregó que, posteriormente, en julio de 2020, se presentó una denuncia penal en el Ministerio Público.

La funcionaria reveló que “14 de los 54 menores de edad que estaban en el Centro Integral Fundación Chilibre Panamá, en Tocumen, fueron identificados en la investigación como afectados”.

Tras conocer estos planteamientos, el diputado independiente Juan Diego Vásquez cuestionó a la directora de la Senniaf sobre por qué esperó 11 meses para presentar una denuncia; a lo que esta le respondió que primero debían efectuar una investigación bien sustentada en la parte administrativa.

Actualmente, el Centro Integral Chilibre Panamá está bajo la administración de la Senniaf, luego de que informes elaborados por sus funcionarios dieran cuenta de que niños con discapacidad fueron esposados, que había niñas con enfermedades venéreas, y que había un manejo muy discrecional el centro.

Veraguas

Otra de las diputadas que interrogó a Rodríguez fue Fátima Agrazal, de Cambio Democrático en Veraguas. “Directora me gustaría saber qué sucedió con nueve niñas que fueron enviadas al refugio Amor de Damas, donde habían adultos con problemas psiquiátricos. Si eso fue así quiero decirle que eso es inadmisible”, cuestionó Agrazal.

La directora de la Senniaf respondió que ella nunca ha estado allí, pero que ese hecho está siendo investigado por el Ministerio Público y hay un expediente administrativo contra los funcionarios de la Senniaf que estuvieron involucrados con enviar a las niñas y adolescentes desde Panamá a Veraguas.

“También es importante señalar que esto se dio con la intervención de diferentes instancias, como el Órgano Judicial. Es importante entender que el sistema de protección de niñez tiene competencias compartidas entre la parte judicial y la administrativa”, remarcó.

A su vez, calificó lo ocurrido como “inaceptable” y consideró que se deben tomar medidas drásticas en el tema.

La Prensa dio a conocer que al refugio Amor de Damas llegaron nueve niñas —las cuales fueron enviadas por la Senniaf— que antes de llegar allí estaban en albergues de la provincia de Panamá.

En mayo pasado las menores de edad denunciaron a los vecinos de la comunidad y a la Policía Nacional supuestos maltratos.

Bajo presupuesto

Durante su comparecencia, Rodríguez apeló a los diputados, para que le ayuden a mejorar el presupuesto de la entidad y así poder contratar más personal. Dijo que la asignación actual es muy baja para atender a la población infantil más vulnerable del país.

En ese contexto manifestó que, por ejemplo, su entidad sólo cuenta con 61 trabajadoras sociales para atender 54 albergues con niños y adolescentes, lo que hace el trabajo difícil.

En 2019 Senniaf recibió poco más de $6 millones de presupuesto y más del 90% se fue en funcionamiento. Para inversión son $400 mil.

Finalmente, la funcionaria expresó que han identificado otras necesidades, entre ellas la de entrenar al personal técnico que está dentro de los albergues. “Es una necesidad contar con más presupuesto”, concluyó.

Para Jennie Barb, presidenta y fundadora de la Fundación Unidos por la Niñez, es muy “lamentable” y “preocupante” lo que está sucediendo con nuestros niños. “No únicamente con los niños en albergues, sino los de las comarcas, los que no tienen acceso a la educación virtual, los confinados con sus agresores y todos aquellos que ejemplifican la inequidad de la sociedad en que vivimos”, afirmó.

De acuerdo con la activista, es necesario hacer enormes esfuerzos para cambiar estas realidades que han golpeado y destruido el presente y el futuro de la niñez panameña desde hace décadas.

“Ubicar adolescentes en albergues para rehabilitar adultos con adicciones demuestra desconocimiento y carencia de recursos para atender a esta población”, resaltó la también psicóloga.

El Ministerio de Desarrollo Social —a través de un comunicado— informó que en estos momentos se está haciendo la revisión de la normativa que regula los albergues y casas hogares en todo el país, con el objetivo de fortalecer la institucionalidad, tomar acciones y brindar un seguimiento directo para mejorar las capacidades de supervisión.

“Debido a los hallazgos identificados, el Mides como ente responsable, junto a la Senniaf, han interpuesto las denuncias correspondientes ante el Ministerio Público, en cumplimiento con el deber legal de ambas instituciones de salvaguardar el interés superior de los niños, niñas y adolescentes”, apuntó la institución.