PANDEMIA

Variante brasileña de la Covid-19 se propaga en Panamá

Variante brasileña de la Covid-19 se propaga en Panamá
El Ministerio de Salud informó ayer que evalúa otros nueve casos para establecer si están contagiados con la variante brasileña. Además, señalaron que continúan con la práctica de hisopados para detectar la mayor cantidad de casos. Elysée Fernández

El Ministerio de Salud (Minsa) informó ayer que luego de la identificación de nueve casos de la variante brasileña de la Covid-19 están en alerta.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, subrayó que se redobló el sistema de vigilancia epidemiológico para evitar que esta variante más infecciosa se extienda al resto del país, ya que hasta el momento se habla de casos en los distritos de Panamá y San Miguelito.

En palabras de Sucre, ya se reforzó el sistema del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges), a fin de determinar si los casos detectados de la variante provienen de un “cluster” o si se está en una transmisión comunitaria.

Precisamente, ayer el director del Icges, Juan Pascale, dio a conocer que en el país hay transmisión comunitaria en los casos de infectados con la Sars Cov-2 P.1.

Según las autoridades de Salud esta variante tiene potencial para producir un nuevo repunte de casos en el país, porque su transmisibilidad es más alta.

La variante brasileña de la Covid-19 amenaza al país

Cuando el país parecía que tenía el control de la pandemia de la Covid-19, entra en escena un nuevo elemento que puede complicar todo el panorama: se propagan los casos de infectados con la Sars Cov-2 P.1, conocida como la variante brasileña.

Tanto el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges) como el Ministerio de Salud (Minsa) brindaron detalles ayer, los cuales indican que nos podemos encontrar en una transmisión local sostenida, como también se llama a la transmisión comunitaria.

El primero en dar cuenta de lo que estaba ocurriendo fue Juan Pascale, director del Icges, quien reveló que hubo tres casos de viajeros y otros seis casos que fueron detectados en el sector de Don Bosco, San Francisco, Parque Lefevre, en el distrito de Panamá. También hubo casos reportados en el distrito de San Miguelito.

Precisamente, cuando los casos ya no guardan relación con los viajeros se considera transmisión comunitaria. En estos casos la mayoría se reportan en el corazón del distrito de Panamá, el más poblado del país, donde habita casi un millón de personas. Además, la inquietud es mayor para las autoridades de Salud si se toma en cuenta que esta variante es más transmisible, en comparación con la variante que circulaba anteriormente.

Horas después que Pascale se pronunciara, el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, también lo hizo al subrayar que los casos ya se presentan en varios corregimientos. “Muy posiblemente ya tengamos una transmisión comunitaria”, acotó.

El ministro puntualizó que hay otros nueve casos que están en estudio para establecer si están contagiados con alguna de las variantes brasileñas (P1 o P2).

Como se recordará, el pasado 27 de marzo el Minsa informó que se detectó en el país la variante P1 en una pasajera procedente de Brasil. Luego se conoció que era una ciudadana venezolana residente en el país que estuvo en Venezuela y después en Brasil. También transcendió que la mujer contagió a su pareja y una hija. La pareja se encuentra hospitalizada debido al virus.

Posteriormente, en la conferencia de prensa de este 30 de marzo, la entidad de salud detalló que habían otros seis casos de infectados con la variante brasileña.

La explicación

Para el epidemiólogo Arturo Rebollón, la variante P.1 es más infecciosa que la que circula en Panamá y tenemos que afinar la detección y exponenciar la prevención.

“Es hora de enfrentar la realidad y reforzar que el virus es de transmisión aérea. Enfoquemos todo en ventilación, trazabilidad de contactos para bajar positividad al 1 o 2% y seguir adelante”, argumentó.

También recomendó poner a disposición más fondos al Gorgas, para investigación epidemiológica de campo combinado con secuenciación genética. “Parecerá caro, pero cada hospitalizado por Covid-19 cuesta en promedio $10 mil en sala y cada pacientes en unidad de cuidados intensivos unos $30 mil”, señaló.

Sobre qué significa transmisión comunitaria, Rebollón explicó que es cuando ya no depende de viajeros para que hayan casos en el país, es decir que ya circula entre personas sin tener una conexión con alguien que viajó.

En cuanto al impacto de esta nueva variante, el epidemiólogo consideró que en teoría puede acelerar la transmisión en personas de edad productiva, sobrecargaría el sistema de trazabilidad de llegar a reportarse entre 7 mil y 10 mil casos semanales.

Igualmente habrían más casos, hospitalizados y, por ende, defunciones. “Por eso es importante cuidarnos y hacer prevención”, dijo.

Recomendaciones

Por su parte, Israel Cedeño, director de la región Metropolitana de Salud del Minsa, dijo que los pacientes que resulten positivos al Sars Cov-2 P.1 deben hacer cuarentena en un hotel hospital.

Cedeño insistió que aún se está verificando “si tenemos ya transmisión local sostenida” en el país de la variante brasileña. Sin embargo, el funcionario aclaró que es una probabilidad y precisamente por eso la población debe regresar al cumplimiento de las normas porque “se han vuelto a relajar”.

También recordó que esa variante tiene potencial para producir nuevo repunte de casos en el país porque su transmisibilidad es más alta. No obstante, el mecanismo de prevención es el mismo, o sea, el uso obligatorio de la mascarilla, el distanciamiento físico y el lavado constante de manos.

Ante el tema de las variantes, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió ayer que los casos de la Covid-19 están en alza en las Américas y que, sin acciones de prevención, existe el riesgo de que este auge sea peor que el que atravesaron muchos países el año pasado.

La directora de la OPS, Carissa Etienne, señaló que hay un “alza”, incluso en lugares que parecían haber contenido o evitado los brotes.




Edición Impresa