Amigos en apuros

La escena es cotidiana. Un señor camina por el verdor de un tramo del Casco Antiguo, acompañado del afamado mejor amigo del hombre, el perro. El can corre, salta, ladra y se echa jadeando con la lengua afuera por el lado derecho del hocico, mientras recibe unas palmadas en la cabeza de su amo. El animal luce feliz.

+info

En espera de un nuevo hogar

Es una realidad que contrasta con la de los miles de caninos que están en las calles a la suerte de cada día. En algunos casos, hay tantos animales callejeros que los gobiernos toman medidas drásticas.

El pasado 19 de septiembre se dio en Margarita, Venezuela, el escenario de unos 20 perros muertos en los predios de las playas, medida que fue autorizada por la Corporación Regional de Salud para controlar la cantidad de canes en las avenidas y para prevenir el contagio de posibles enfermedades. Las organizaciones en pro de los animales protestaron airadamente por la matanza, alegando que muchos de esos perros estaban esterilizados, vacunados y sanos, según registró el diario Últimas Noticias.

Mientras, en Sonora, México, desde hace unos años se ofrece una exoneración de impuestos de 17 dólares por cada perro que sea entregado a los albergues.

De acuerdo con la BBC, en los últimos dos años en el Centro de Control Animales de Sonora han sacrificado 17 mil perros que fueron llevados al sitio para reclamar la exención, cifra que ha disparado el malestar y el grito de protesta de los activistas defensores de los animales.

Para evitar que en Panamá se llegue a esos extremos, las organizaciones que ayudan a los animales desamparados invitan a las personas a adoptar una mascota de los hogares temporales en lugar de comprarla.

Y en una fecha como hoy, Día Mundial de los Animales, esta campaña se intensifica.

Edición Impresa