TELEVISIóN

Apu no causa mucha gracia

Cuando crecía en Nueva York en los 1980, el comediante Hari Kondabolu era como muchos jóvenes. Miraba Los Simpson, era fanático de la serie animada. Pero algo le molestaba.

Entre los bebedores y los médicos incompetentes de Springfield había un personaje bufonesco: Apu, el empleado del mercado Kwik-E-Mart que vendía alimentos caducos, estafaba a los clientes.

Para Kondabolu y muchas otras personas de origen surasiático, el personaje era causa de acoso en el mundo real, autodesprecio y vergüenza. Apu, el único inmigrante indio retratado en la cultura popular, era un bufón. “Este personaje -el único que nos representa aquí- llevó a muchos chicos nacidos y criados aquí a sentir que no eran estadounidenses”, dijo Kondabolu, cuya rutina cómica y podcasts se centran en temas sociales, y quien devuelve el golpe con el documental The Problem With Apu (“El problema de Apu”), que saldrá al aire el domingo por truTV. Espera que el filme sea tan gracioso como ilustrativo, algo importante si uno quiere declararle la guerra a una de las instituciones animadas más queridas de la televisión.

Edición Impresa