Cartas adornan la tumba de Bécquer

Depositar cartas, notas y poesías se ha convertido en una romántica costumbre de las personas que siguen rindiendo tributo a Gustavo Adolfo Bécquer (1836 - 1870), de modo que en la tumba del poeta español en Sevilla siempre hay folios de gente que, de forma anónima, los deposita sobre la lápida.

Son notas de todo tipo, escritas a mano o en un ordenador, pero todas destilan la pasión por este poeta del romanticismo por parte de las personas que las escribieron, quienes esperan pacientemente a que se abran las puertas del Panteón de Sevillanos Ilustres.

Allí, en unos pasillos bajo la iglesia de la Anunciación hispalense, se abre a los visitantes la zona donde se encuentra la tumba del escritor y su hermano, que se puede visitar de forma particular o contratando una visita.

El 22 de diciembre se cumplirán 145 años de la muerte del poeta.

Edición Impresa