IMPERIO

Emperador de Japón celebra un reinado de paz

Emperador de Japón celebra un reinado de paz
Emperador de Japón celebra un reinado de paz

En un infrecuente discurso antes de su abdicación, el año que viene, el emperador japonés Akihito dijo que le “reconforta profundamente” que su largo reinado haya sido pacífico, recordando todas las vidas perdidas durante la Segunda Guerra Mundial.

Akihito también aprovechó esta alocución grabada con motivo de su 85º cumpleaños, este domingo, para alabar al pueblo japonés y a la emperatriz Michiko, la primera plebeya que entró en la familia imperial japonesa y con quien ha compartido 60 años de su vida.

Con una voz temblorosa al hablar del legado de la Segunda Guerra Mundial, el emperador se refirió al “número incalculable” de vidas perdidas durante el conflicto, librado en nombre de su padre Hirohito, fallecido en 1989. También subrayó la importancia de enseñar a los jóvenes la historia con “exactitud”.

“Creo que es importante no olvidar que durante la Segunda Guerra Mundial se perdió un número incalculable de vidas, que la paz y la prosperidad del Japón de posguerra fueron construidas gracias a los numerosos sacrificios y los incansables esfuerzos del pueblo japonés, y transmitir esta historia con exactitud a las generaciones nacidas tras la guerra”, dijo. “Me reconforta profundamente saber que la era Heisei [la era imperial actual] llega a su fin sin guerras en Japón”.

Durante su reinado, Akihito siempre envió mensajes pacíficos, expresando sus remordimientos por las consecuencias del expansionismo de Japón durante la primera parte del reinado de su padre. Aunque no tenga ningún poder político, el popular emperador ha causado indignación en la extrema derecha japonesa. Los ideólogos conservadores rechazan revisar demasiado el comportamiento pasado de Japón.

El emperador abandonará el trono a finales de abril, de acuerdo con una ley excepcional.

Es la primera abdicación imperial en el país en dos siglos. Su hijo mayor, el príncipe Naruhito, lo sucederá en el trono el 1 de mayo.

Edición Impresa