ENTREVISTA

‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil

‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil
‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil

El fotógrafo francés Vincent Rosenblatt conoció y se enamoró de Brasil en 1999. “Brasil en ese momento era un laboratorio social en plena ebullición y con sed de cambio”, comparte Rosenblatt, quien entre sus exploraciones tuvo acercamiento tanto a conflictos sociales como a la riqueza cultural del país sudamericano.

Con su cámara descubrió la escena musical y bailable de funk carioca, el mundo secreto del carnaval de los grupos bate-bola en la zona norte de Río de Janeiro y la tecnobrega. Estas festividades lo capturaron por su originalidad y energía .

Sobre estos movimientos culturales, quizás poco conocidos de este país suramericano, trae al istmo, en colaboración con la Embajada de Francia en Panamá, su exposición fotográfica ‘Fiebre nocturna’.

Con esta muestra, que está abierta al público desde el pasado 26 de septiembre hasta el 6 de octubre, Rosenblatt documenta en parte la historia de un pueblo al que quieren silenciar.

El fotógrafo Vincent Rosenblatt, presenta en Panamá su exposición ‘Fiebre Nocturna’, en la que retrata movimientos culturales poco conocidos de Brasil.



Son 35 fotografías y una proyección de casi 300 imágenes, las que estarán disponibles de forma gratuita al público en el Centro Cultural Internacional (Calle 14, Santa Ana).

Rosenblatt explica que en el caso de los bailes funk, son una mezcla de ritmos y evolución cultural, que están muy presentes en las favelas, pero que son reprimidos.

“Todos estos bailes, que habían sobrevivido a los problemas de las favelas, con o sin drogas, a menudo están prohibidos en los vecindarios que el gobierno intentó ‘pacificar’ enviando a la policía militar. Mientras tanto, surgen nuevas fiestas en el refugio de los clubes populares, pero aún cerca de favelas”, comenta el artista.

Tecnobrega y las festas de aparelhagens no han sido censuradas. “En el estado amazónico de Pará, por ejemplo, son grandes fiestas móviles con imponentes sistemas de sonido luminosos que representan animales gigantes, robots o platillos voladores”.

‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil
‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil

¿Cómo descubrió estas celebraciones?

Los sistemas de sonido del Baile Funk de una favela sacudían las paredes del edificio donde vivía, en 2005, en el distrito de Santa Teresa. Las letras belicosas o sexuales me parecían expresar una cruda verdad de la ciudad, lejos de las canciones tranquilas y románticas de las estrellas burgueses. Una grieta poética y violenta en el mito de la democracia racial brasileña.

Era necesario ir a ver más de cerca, y es todo un universo que se abrió y que sigo explorando a lo largo de los años.

¿Cómo fue para un europeo moverse en esos lugares de Brasil y poder retratarlos?

El hecho de no ser brasileño me pudo haber ayudado. Mi trabajo se basó en una colaboración, un intercambio permanente: algunos DJ y bailarines se arriesgaron a introducirme a las fiestas porque también querían que existiera un rastro y recuerdo de ellas, que a menudo están por la policía militar. Entonces, solo quedan las imágenes.

Mis fotos fueron puestas en internet por los funkeiros y sirvieron como prueba de la importancia del baile para una favela en los intentos de recuperarlos nuevamente. Además, regularmente proyectaba las imágenes en las paredes de la favela para que la gente que baila se vea a sí misma en formato gigante, en todo su esplendor. Porque el baile funk, como la favela, son lugares que por fuerza son “abusados” por la prensa oficial.

‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil
‘Fiebre Nocturna’ la exposición que redescubre a Brasil

¿Qué encontró de llamativo en estos movimientos culturales?

Encontré culturas únicas en el mundo, poco fotografiadas, poco conocidas o no amadas, así como una fuente interminable de inspiración.

¿Qué similitudes cree que podrá encontrar el público panameño con Brasil a través de su exposición?

Queda la historia común, el sustrato de los primeros habitantes amerindios, la violencia de la colonización, el comercio de esclavos: el público de Panamá quizás podrá ver similitudes entre las culturas de la juventud brasileña y local, o de la muy cercana Colombia.

¿Hablamos de subculturas, submundos o subrealidades?

Hablo de culturas fuertes, originales, de nuevas formas, quizás las únicas cosas realmente nuevas que ciudades como Río de Janeiro o Belém producen hoy y tienen para ofrecer al mundo. El Carioca Funk tiene para los jóvenes de Río la misma importancia que el Hip Hop para los jóvenes afroamericanos. La energía y la creación cultural está en la periferia, no en los vecindarios burgueses que sueñan con ser “europeo” o “norteamericano”, tal vez sean estas élites las que viven una “sub versión” de lo que consideran como ¿la única cultura posible?

Los aparelhagens de Belém son únicos en el mundo, la energía del Baile Funk no ha escapado a artistas como Madonna, Beyoncé, M.I.A, entre otros.

Edición Impresa