PERSONAJE

Libro ofrece una mirada distinta al enigmático Bob Dylan

Libro ofrece una mirada distinta al enigmático Bob Dylan
Libro ofrece una mirada distinta al enigmático Bob Dylan

Desde las primeras presentaciones en público en campamentos de verano de la adolescencia hasta la agitada gira “Rolling Thunder Revue” a mediados de la década de 1970, Louie Kemp lo vio todo de cerca.

Kemp, mejor amigo de la infancia de Bob Dylan, repasa esos recuerdos en primera persona en Dylan & Me: 50 Years of Adventures (Dylan & Yo: 50 Años de Aventuras), libro que se editó esta semana en Estados Unidos y funciona como un pase al detrás de bastidores de la mitología “dylaniana”.

Kemp conoció a Dylan en un campamento de verano para chicos judíos en Wisconsin, en 1953, cuando la futura leyenda del rock tenía 12 años, aún era conocido como Bobby Zimmerman y llevaba siempre su guitarra para todos lados, como si fuera parte de su cuerpo.

Los dos se hicieron amigos y, como buenos preadolescentes revoltosos, no demoraron en meterse en problemas: desde molestar con crema de afeitar a sus compañeros hasta robar el auto de uno de los adultos responsables del campamento.

Ya en aquel momento Dylan tenía confianza en su destino: “Siempre nos decía a mí y a los otros niños que él iba a ser una estrella del rock and roll. Lo dijo tantas veces que al final le creí”.

“Simplemente tenía un talento musical natural combinado con un empuje increíble”. El resto, desde luego, es historia. Pero Kemp, hoy un hombre de 77 años, se sintió obligado a escribir sobre la leyenda y la evolución de su ilustre carrera desde su peculiar perspectiva.

“Sería egoísta llevarme todas estas historias y aventuras a mi tumba”, dijo.

“Nuestra relación era como la de dos amigos cualquiera, solo ocurre que uno era Bob Dylan”, dijo Kemp. “Para mí, siempre ha sido Bobby Zimmerman”.

Edición Impresa