Un Putin de chocolate

Un Putin de chocolate
Nikita Gúsev, confitero escultor, junto a la estatua de chocolate.

Una confitería de San Petersburgo ha elaborado una estatua de chocolate a tamaño real del presidente de Rusia, Vladimir Putin, que expusieron el fin de semana en su ciudad natal.

“El chocolate va bien para hacer la estatua del presidente, porque es una sustancia blanda que también puede ser dura, algo que refleja muy bien” la personalidad de Putin, dijo a varias televisiones rusas Nikita Gúsev, confitero escultor al que se encargó dar forma a la obra.

Una barra metálica hace de espina dorsal para sostener las casi 150 libras de chocolate empleadas para hacer la figura, que tiene una estatura de 1.70 metros, idéntica a la del presidente ruso.

“No sé cómo de dulce es nuestro presidente, pero nuestra figura de chocolate es dulce al cien por cien, porque está hecha de puro chocolate”, dijo Mijail Lúbchenkov, organizador de la Fiesta del Chocolate de San Petersburgo, donde se mostró la estatua.

“Queríamos mostrar al hombre que hay detrás del presidente, descubrir su personalidad. Por eso no será solo una escultura de Putin, sino toda una composición, en la que aparecerá acompañado de su perro y con un maletín a su lado en el suelo”, explicó Gúsev.

Edición Impresa