Riesgos de una mochila pesada

Cinco días a la semana la mochila escolar se convierte en un elemento inseparable del alumno. Sin embargo, llevar una carga excesiva sobre los hombros puede causar lesiones en la espalda, fatiga muscular y bajo rendimiento escolar, señala la especialista en medicina física y rehabilitación, Ericka Batista.

La excesiva carga puede, además, llevar a los niños a adoptar posturas inadecuadas al estar sentados, de pie o en movimiento, “causando gran tracción y presión sobre la musculatura y las articulaciones”, argumenta la doctora.

Una mochila no es riesgosa siempre que su carga no exceda el 10% del peso equivalente al infante. “Si el niño(a) pesa unas 50 libras, su mochila no debe pesar más de 5 libras y el recorrido no debe exceder los 15 minutos”, explica Batista.

Muchos padres optan por comprarles maletas con ruedas a sus hijos para reemplazar las mochilas y así evitar que estos soporten la carga al dirigirse o al salir del colegio, ante esto, la especialista advierte que al halar la pesada maleta de ruedas también el menor hace “un sobreesfuerzo y se lesiona los músculos y las articulaciones de la espalda”.

Escoliosis infantil (desviación de la columna), cifosis ( jorobas en la columna) y artrosis precoz (desgaste en las articulaciones de la columna) son los padecimientos más comunes provocados por portar con frecuencia una abultada carga.

Recomendaciones

Los daños se pueden evitar si se les enseña a los estudiantes a portar las dos correas o tirantes de la mochila (nunca una sola, pues el peso recae sobre un solo hombro); ajustar la bolsa a 5 cm arriba de la cintura; organizar la mochila, poniendo los libros más pesados cerca y pegados a la espalda y los más livianos hacia su parte delantera; así como escoger mochilas con respaldo y correas anchas y acolchadas.

Al momento de colocarse la mochila es necesario tomarla con las dos manos, doblar las rodillas y evitar inclinar el tronco al momento de levantarla.

En el caso de las maletas con ruedas, es preferible, dice, que se empuje por delante del cuerpo a que hale de ella por detrás. Además debe mantener una postura recta y no curva al empujarla.

Edición Impresa