ARTE EN LAS CALLES

‘Street art’ por el ambiente

‘Street art’ por el ambiente
‘Street art’ por el ambiente

El primer mural de Canvas Urbano, un colectivo de artistas del street art con deseos de reivindicar la macroilustración en muros citadinos, está terminado.

Desde hace una semana, dos coloridas paredes en Bolos El Ñeque distrae la visión del conjunto de edificios y el perenne verdor de la Ciudad del Saber.

Han sido nueve los artistas firmantes de la obra, que han contorneado y rellenado de color sus dibujos en 15 días de labor, para llamar la atención a los transeúntes, los conductores y los paseantes acerca de la conservación ambiental.

A la cabeza del proyecto están la gestora EvaDe (Eva de Icaza) y el pintor Rolo de Sedas, quienes impulsan la propuesta con el fin de lograr reconocimiento artístico de los ejecutores del street art a través de la iniciativa. Canvas Urbano cuenta con el aval de la Asociación YMCA, por medio de la cual recogen fondos para llevar a la realidad más murales, a partir de enero de 2019.

‘Street art’ por el ambiente
‘Street art’ por el ambiente

El grupo de creativos pintores se alista para su más próxima misión: en este mes dedicado a los océanos intervendrán otras tres paredes de la ciudad con mensajes ecológicos. Se emplearán a otros seis artistas para intervenir con sus colosales obras en la avenida Nacional, El Cangrejo y Albrook, según los permisos y planes acordados.

A de Sedas le gusta calificar a Canvas Urbano como un movimiento, puesto que para cada nuevo proyecto se invita a artistas panameños a exponer su talento y, a su vez, el invitado recibe una remuneración por su colaboración. De esta manera se llega a la profesionalización, se formaliza al artista, que, a fin de cuentas, es un actor de la economía naranja, la cual monetiza la creatividad y la cultura.

‘Street art’ por el ambiente
‘Street art’ por el ambiente

“La gente piensa que esto se hace por hobby, que no se vive del arte. Yo les digo: esto es un trabajo”, dice tajante de Sedas, y resalta el objetivo de la agrupación por dar un pago justo a los artistas.

Canvas Urbano procura también la integración de los artistas con su urbe, haciendo los trámites para recuperar espacios públicos para el arte. “Esto no es como el grafiti, que se suele pintar sin permiso”, aclara de Sedas.

En otros proyectos, De Icaza, explica que la comunidad podrá decidir qué quiere ver reflejado en los murales. Tendrán participación ciudadana, así como talleres previos de artistas con los residentes.

El pintor pone en valor los murales como atractivos turísticos para las comunidades. Además, con la participación se logra que sean los ciudadanos los custodios de las obras, generando un sentido de apropiación particular. “No los vandalizan, sino que les da orgullo y una sensación de apoderamiento único”, destaca.

Edición Impresa