MúSICA

Toques sinfónicos dan nuevo giro a grabaciones de los Carpenters

Toques sinfónicos dan nuevo giro a grabaciones de los Carpenters
Toques sinfónicos dan nuevo giro a grabaciones de los Carpenters

Aunque murió hace muchos años, Karen Carpenter acaba de lanzar el que sería su mejor disco. Así opina su hermano, el arreglista y vocalista Richard, quien se ha dado a la tarea de mantener viva la voz de su hermana, tras 35 años de su partida.

En el álbum Carpenters with the Royal Philharmonic Orchestra, Richard Carpenter presenta nuevos arreglos de cuerda que creó para muchos de los clásicos del dúo, que gozó de popularidad entre finales de los 60 y principios de los 80, incluyendo Close to You y Superstar, y le dio aún más protagonismo a la inconfundible voz de la cantante.

“Creo que es el mejor álbum que hayamos hecho”, dijo Carpenter, de 72 años de edad, a The Associated Press, en una entrevista en su casa en el sur de California esta semana.

Sus seguidores de toda la vida están entusiasmados por la colección, que incluye el tema navideño Merry Christmas Darling, un clásico decembrino que calificó como “una de nuestras mejores grabaciones”, independientemente de la temporada.

El álbum debutó en el No. 52 de las listas de Billboard en Estados Unidos tras su lanzamiento el 7 de diciembre, bajo A&M/UMe, y saltó de inmediato al Top 10 en el Reino Unido y Japón, ambos bastiones de los Carpenter desde el principio.

Carpenter no se entusiasmó de inmediato cuando Universal Music le preguntó si quería crear un álbum para la serie de la Filarmónica Real, cuyas ediciones previas incluían a Elvis Presley y Aretha Franklin.

Pero mientras lo pensaba, se dio cuenta de que podría hacer pequeños cambios a las grabaciones ya orquestales del dúo que harían una gran diferencia.

Toques sinfónicos dan nuevo giro a grabaciones de los Carpenters
Toques sinfónicos dan nuevo giro a grabaciones de los Carpenters

“Me dio la oportunidad de cambiar un par de arreglos de cierta manera, algo que había querido hacer por muchos años”, dijo. “Fuera acrecentamientos a partes ya existentes— más instrumentistas tocando partes — o hacer distintas cosas que había escuchado en arreglos existentes.”

“Siento que Karen y yo nacimos con talentos para complementarnos el uno al otro”.

En algunos casos — como un angelical nuevo solo de flautín en Goodbye To Love — los cambios resultan evidentes, pero la mayoría pasarían desapercibidos, y esa fue una decisión deliberada.

“Lo último que quería hacer era exagerar”, aclaró Carpenter.

Pudo arreglar viejas particularidades que resultaron de la premura por lanzar nuevos discos durante la cresta de su popularidad.

“Algunas cosas se hicieron con una prisa mayor a lo que hubiera preferido. Hay ciertas cositas raras que se colaron. Son pequeñas, pero si tienes el oído para escucharlas las percibes, como el ruido del aire acondicionado en las primeras líneas de Yesterday Once More”, explicó. “Todo eso lo eliminamos.”

También eliminó algo del ruido y la reverberación alrededor de la voz de su hermana, y la hizo sonar más fuerte y más clara.

“La impulsé aún más arriba en la mezcla que en el original”. “Y ya estaba bastante arriba en el original. Suena, claro está, mejor que nunca.”

El resultado es más que una mera colección de sencillos; es un álbum de estudio legítimo, con nuevas oberturas, interludios e introducciones, una secuencia cuidadosamente seleccionada y canciones que fluyen en conjunto.

Edición Impresa