CINE

Unidad familiar

Unidad familiar
Unidad familiar

Antes de escribir la primera palabra del guión, ya la historia que deseaba contar Arianne Benedetti se titulaba Más que hermanos.

Así lo deja saber la directora, guionista y coestelar sobre esta producción nacional que llega a las salas panameñas mañana jueves y que fue seleccionada por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Panamá para que represente al país en el premio Óscar en la categoría de mejor película en idioma extranjero. Su trama pasó a ser inicialmente una novela, a falta de dinero para producir su ópera prima, y le puso el mismo nombre de este largometraje que se rodó durante 6 semanas en los meses de mayo y agosto de 2016.

“Más que hermanos es la historia de lo que hubiese pasado si mis hermanos y yo hubiésemos quedado huérfanos. Gracias a Dios no pasó y mi padres están aquí con nosotros. Los personajes están basados en nuestra forma de ser y de tratarnos”, explica Benedetti, quien tiene 8 hermanos, “3 de sangre y 5 por decisión (adoptados)”.

Fue uno de sus hermanos, Leopoldo Pipo Benedetti, a quien ella considera como su mayor cómplice para hacer posible este proyecto y quien en este drama familiar tiene el papel del director de la escuela cuando los personajes centrales están pequeños.

Unidad familiar
Unidad familiar

DATOS



Más que hermanos es sobre Mía y Joshua Bedi, dos chicos que pierden a sus padres a temprana edad y cómo ambos buscan la manera de salir adelante.

Arianne Benedetti optó por el thriller dramático para narrar este argumento porque “este género es el que mejor manejo y donde pretendo desarrollarme. No quiere decir que no probaré otras cosas”.

La mayor cantidad de tomas de Más que hermanos, que tuvo un presupuesto de 1.7 millones de dólares, se llevó a cabo en San Felipe, en Calidonia y la cinta costera, etc.

Esta iniciativa conllevó a tres actores principales y 33 intérpretes secundarios, así como 400 extras.

Más que hermanos, que tiene parlamentos tanto en español como en inglés, cuenta con actores panameños (Robin Durán, Jacqueline Breebaart y Mike Méndez, entre otros), estadounidenses (Drew Fuller y Eric Roberts), colombianos (Valerie Domínguez) y venezolanos (María Conchita Alonso), porque de acuerdo con Arianne Benedetti: “Quería abrirme espacio en el mercado internacional”.

MOTIVOS

La productora Josefina Barletta le promete al público “una buena historia, entretenimiento y buenos valores de producción”, y además le pide la colaboración para que crezca la industria del cine istmeño.

Mientras que Robin Durán, quien encarna a Joshua Bedi de adulto, opina que estamos ante una película “que te enseña que a pesar de que la vida te puede poner situaciones difíciles, siempre hay maneras de salir adelante. ¡Y claro, es una historia panameña!”.

En opinión de la actriz Jacqueline Breebaart, quien es Mía Bedi de niña, el espectador debe ver Más que hermanos porque “tiene un mensaje muy especial: la familia siempre es lo primero y va por encima de todo”.

Arianne Benedetti comparte que “necesitamos del apoyo de todos para poder seguir llevándole al mundo un poco de Panamá. Ve al cine, llora, ríe y comenta”.

Unidad familiar
Unidad familiar

EL VALOR DE LOS HERMANOS

Más que hermanos, entre otras, es sobre cuánta enseñanza reciben entre sí los hermanos que conforman un mismo clan.

Esa era una de las razones por las cuales Arianne Benedetti dirigió y escribió esta película panameña.

Un día, mientras que Benedetti buscaba inspiración en el Palacio de Cristal, en el parque de El Retiro (su lugar favorito en Madrid, España), “fui seducida por dos pequeñines de aproximadamente 9 y 11 años, quienes hacían juegos malabares por dinero. Me pregunté cuáles podrían ser las circunstancias que llevasen a esos niños a la calle. Y aunque mi curiosidad me mataba, decidí no averiguar la verdad y escribir, lo que podría ser su historia. Fue así que Más que hermanos me vino a la cabeza, con nombre y todo”.

“De mis hermanos grandes aprendí todo lo que sé, fuera de mi profesión, claro. De mis hermanos chicos aprendí a amar al prójimo, tanto o igual que a mí misma”, indica Benedetti, quien además en su filme tiene el papel de Mani Rombo, una amiga cercana de Mía y Joshua Bedi, los personajes principales de este thriller dramático.

OTRAS EXPERIENCIAS

La actriz Jacqueline Breebaart, quien es Mía Bedi de pequeña, resalta que de la mano de su hermano mayor Juan Ramón descubrió “que nunca tengo que darme por vencida y luchar por lo que quiero”.

Breebaart tiene tres hermanos. “Somos muy cercanos y siempre estamos juntos.  Yo lucharía igual  que  Mía para mantenerme siempre con ellos”.

Mientras que la productora de este filme, Josefina Barletta, recibió de su única hermana “un amor incondicional que va más allá de todo. Los hermanos son las únicas personas en el mundo que tienen tu misma historia o una historia muy similar. La empatía se da con solo una mirada o con un silencio. Daría mi vida por mi hermana, al igual  que  ella lo haría por mí”.

El intérprete Robin Durán, quien tiene la responsabilidad de ser Joshua Bedi de adulto, comparte que ellos son nueve hermanos. “Crecimos muy unidos. Soy muy cercano, especialmente, a mis hermanas mujeres. De niño, Jovanna me enseñaba las capitales del mundo y me regañaba mucho, jajajaja, y de Irichelle, su gusto musical”.

LO QUE SOMOS

Si se parte del hecho que todos los que viven en Panamá son hermanos, porque comparten un mismo territorio, se les preguntó si piensan que en términos generales nos llevamos bien entre todos en el país.

“Los panameños, aunque tenemos opiniones diferentes en muchos temas, siempre al final estamos todos unidos. Como cuando apoyamos a la selección de fútbol. Panamá siempre tiene oportunidades para mejorar. Pudiéramos ser más generosos todos y ayudar a nuestro prójimo más”, plantea Jacqueline Breebaart.

Robín Durán opina que “la verdad, creo que nos falta más unión. A veces siento que como hermanos nos falta más apoyo entre nosotros. Aquí, muchas veces, el panameño, no cree en el talento nacional, y en parte, somos muy individualistas. Criticamos mucho en vez de apoyarnos”.

Josefina Barletta resalta cómo el istmeño “ayuda a los más necesitados y son luchadores, además de la gozadera y la alegría que nos distingue. Como en toda gran familia, existen matices de personalidades, cosas que pueden mejorar a nivel de ciudadanos y gobiernos, pero eso no te quita que sigamos siendo parte de una misma familia y ¡cuando la familia llama, llama!”.

Edición Impresa