TRADICIÓN

Viernes Santo de reflexión

Viernes Santo de reflexión
Viernes Santo de reflexión

Según las escrituras de la Biblia, el Viernes Santo es una de las jornadas más importantes dentro del calendario para la religión católica, ya que conmemora el día en que Jesucristo muere tras ser crucificado.

Un día en el que no se suele celebrar la eucaristía y en el que se llama a hacer una profunda reflexión sobre nuestras acciones.

Entre los sacrificios más tradicionales por los creyentes se encuentran el ayuno y la abstinencia de consumir productos cárnicos.

El ayuno aplica para los católicos mayores de 18 años de edad, siempre que esta práctica no afecte su salud. En el caso de la abstinencia, aplica para las personas mayores de 14 años.

Si bien esta ha sido la disposición seguida por mucho tiempo, hay otros católicos que prefieren abstenerse de otras actividades que les produzcan diversión o placer, como ver series de televisión, entre otros casos.

Tradiciones alrededor del mundo

Uno de los lugares más famosos por sus procesiones es la ciudad española de Sevilla, donde cientos de cofradías marchan por las calles del casco antiguo de esa ciudad para conmemorar la fecha. Incluso, estas procesiones se han convertido en un reclamo turístico para la zona y se convierten en un verdadero aliciente para la economía turística y rural de sus habitantes.



Final de un recorrido

El párroco José Brutua, de la parroquia San Juan Apóstol y Evangelista, de Brisas del Golf, manifiesta que tanto el Viernes Santo como el resto del período de Cuaresma -que comprende 40 días- es parte de un camino recorrido por los cristianos.

Dicha ruta es caracterizada por los prolongados tiempos de oración y ayuno. Ello tiene un punto final en la Semana Santa. “Esta semana es propicia para realizar un recuento de la vida de Jesucristo”, estima el sacerdote.

La importancia de las jornadas en las que se da el inicio de la Semana Santa hasta el Domingo de Resurrección es máxima.

“Para todo creyente católico y cristiano es importante vivir los acontecimientos de la Semana Santa, ya que servirán para revitalizar la fe viendo y escuchando quién fue Jesucristo hasta el momento de su muerte”, agrega Brutua.

Viernes Santo de reflexión
Viernes Santo de reflexión

Señala también que la abstinencia en tiempos de Viernes Santo no es solo cuestión de no comer carne, sino que implica mucho más allá de eso. El Viernes Santo, según Brutua, se conmemoran dos eventos señalados en la Biblia: la pasión y la muerte de Jesucristo, algo que embarga de luto a la comunidad católica.

Por estos días, la estampa más común que se puede observar en las calles, tanto de la ciudad capital como en el interior del país, serán las habituales procesiones que conmemoran la muerte de Jesucristo tras ser sentenciado a muerte en Jerusalén.

Una de las escenas que más se repiten es la simulación del momento en el que la madre de Jesucristo, la Virgen María, llora a su hijo ya que no puede impedir la sentencia a la que lo acaba de condenar la corte de Jerusalén que ordenó su crucifixión.

Viernes Santo de reflexión
Viernes Santo de reflexión

Otro de los eventos que más se esperan durante esta fecha es la denominada Procesión del Encuentro, en la que parten dos columnas de personas.

El recorrido consta de dos columnas de gente que cargan una imagen religiosa por separado -una exhibe una imagen de Jesucristo y otro grupo de personas muestra una imagen de la Virgen María- que finalmente confluyen para recorrer las 14 estaciones del viacrucis.

Otra de las procesiones más conocidas es la del Santo Sepulcro, que lleva el cuerpo de Jesús en un ataúd por todas las iglesias.

Todos estos actos, según el párroco, son una manifestación de que el Viernes Santo es el día en el que los católicos demuestran su fe.

Viernes Santo de reflexión
Viernes Santo de reflexión

En el mundo

Las procesiones no solo son habituales en las calles de Panamá, sino también en las de América Latina.

En países como Ecuador o Perú se suceden los actos en los que se recrean la pasión y muerte de Jesucristo.

El mismo ritual se repite en África y Asia, aunque con algunas variaciones. Como ejemplo, en Filipinas se recrea la pasión de Cristo con algunos de sus participantes repartiéndose latigazos en las espaldas para experimentar el sufrimiento por el que pasó Jesucristo.

La Cuaresma también es celebrada por la Iglesia ortodoxa griega y la Iglesia ortodoxa rusa, que conmemoran esta fecha y no celebran eucaristía durante el Viernes Santo.

Los fieles de estas dos instituciones religiosas visten de negro durante esta fecha y al día siguiente, Sábado Santo.

Edición Impresa