PRODUCCIóN

La acuicultura, una alternativa ecológica, práctica y en crecimiento

La acuicultura, una alternativa ecológica, práctica y en crecimiento
La acuicultura, una alternativa ecológica, práctica y en crecimiento

Ante la demanda creciente de pescado en el mundo, investigadores científicos intentan hacer progresar la acuicultura ecológica, con el objetivo de reducir el impacto negativo para el medio ambiente del cultivo en masa de peces.

“Produciremos más pescado, pero para poder hacerlo, es necesario que esta (la acuicultura) tenga un menor impacto para el medio ambiente”, explicó a la AFP Lionel Dabbadie, investigador en acuicultura en el CIRAD (Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo).

Este grupo de investigación organizó en Montpellier, sur de Francia, el congreso internacional Aqua 2018, dedicado a estas cuestiones.

Este congreso, que se celebra una vez cada seis años y que recibe el apoyo de los grandes grupos industriales del sector de la acuicultura, reúne a unos 2,500 participantes de más de 60 países.

Impacto

“El impacto sobre el medio ambiente (provocado por la acuicultura) tiene consecuencias para la misma acuicultura, hay cada vez más problemas de mortalidad entre los peces, además del riesgo de enfermedades”, reconoció Dabbadie.

Proceso en alza

Según una investigación elaborada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el consumo anual de pescado por cada uno de los habitantes del planeta Tierra se situó en 20.5 kilos (casi 45 libras) en el año 2017, un punto más que elevado tomando en cuenta que en 1961 el consumo era solo de 9 kilos (casi 20 libras) por persona en el mundo. Por eso la acuicultura es tan necesaria.



Durante los últimos años, la acuicultura ya representó la mitad del pescado consumido en el mundo.

Esta tendencia al alza se vio confirmada con el último informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el que la acuicultura representaba más del 53% de la producción de pescado en el mundo, con 171 millones de toneladas producidas en 2016.

Para satisfacer la demanda suplementaria de pescado en el mundo, “la pesca no puede hacerlo, porque esta es limitada”, explica Dabbadie. “Incluso impulsando la pesca sostenible, podremos mantener las existencias actuales de peces, pero estas no aumentarán, así que resulta básico que este incremento lo sufrague la piscicultura”, añade.

La acuicultura, una alternativa ecológica, práctica y en crecimiento
La acuicultura, una alternativa ecológica, práctica y en crecimiento

Este sábado, un centenar de investigadores, dirigentes políticos y actores del sector de la pesca debaten sobre cómo se puede impulsar un modelo de acuicultura más sostenible.

“Hay dos tipos de sistemas”, afirma Dabbadie. Por un lado, “los sistemas tradicionales de agroecología”, como la piscicultura en campos de arroz. Una práctica extendida en Asia y que existe desde hace más de un siglo en Madagascar.

Este tipo de piscicultura consiste en cultivar especies de peces en campos de arroz. Por ejemplo, “las carpas, que escarban en el fondo del agua y esto libera nuevas sales nutritivas, lo que favorecerá el crecimiento de los arrozales”, explica Dabbadie.

Otra forma de acuicultura ecológica es desarrollar las piscifactorías convencionales para hacerlas más sostenibles.

Por ejemplo, algunas granjas de salmones noruegos también introdujeron lumpos, unos peces de pequeñas dimensiones que se alimentan con piojos de mar y que proliferan encima de las escamas de otros peces.

La presencia de lumpos sirve como alternativa a los productos fitosanitarios.

Por último, la acuicultura sostenible también puede desarrollarse en huertos y cultivos urbanos, en los que los excrementos de peces pueden servir como abono, sobre todo en producciones agrícolas en grandes ciudades asiáticas.

Las conclusiones de los debates en el Aqua 2018 serán resumidas en un libro, en el que se detallarán las buenas prácticas para impulsar una acuicultura sostenible, según Dabbadie.

Edición Impresa