ALIMENTO SANO

El antiguo, saludable y delicioso queso

El antiguo, saludable y delicioso queso
El antiguo, saludable y delicioso queso

Cuando se hacen recomendaciones sobre el buen comer, es usual que los expertos le propongan a todos los comensales a consumir menestras, panes y cereales integrales, frutas frescas, más el uso de condimentos naturales, y siempre proponen que se incluyan alimentos ricos en calcio como la leche, el queso o el yogur.

Desde el desayuno, la comida más importante durante el día para cada individuo, pasando por el almuerzo y la cena, así como en las meriendas entre comidas y en las loncheras de los chicos para ir a la escuela, el queso siempre tiene un buen motivo para estar presente en los platos que comen los panameños.

Beneficios

Los especialistas en nutrición afirman que comer queso le brinda al ser humano proteínas, fósforo, potasio y hierro.

“Todos los estudios realizados en los últimos años nos muestran una evidencia sorprendente: a diferencia de lo que creíamos, el consumo de quesos, y en general de lácteos, dentro de una dieta balanceada y con actividad física, nos entrega beneficios como protección contra infartos, colesterol alto, hipertensión e incluso contribuye a bajar de peso”, plantea en el periódico La Tercera Samuel Durán, responsable del estudio “Consumo de queso y lácteos y enfermedades crónicas asociadas a obesidad, ¿amigo o enemigo?”.

“Entre los componentes saludables, es posible mencionar una versión del trans palmitoleico, que es un ácido graso que se encuentra principalmente en los productos lácteos y que se ha asociado recientemente con el aumento del colesterol HDL, disminución de los triglicéridos, menor proteína C-reactiva, menor resistencia a la insulina y menor incidencia de diabetes (DM2) en el adulto”, agrega el especialista en su investigación.

“La recomendación de la Organización Mundial de la Salud y las guías nutricionales apuntan a un mínimo de tres porciones de lácteos en una dieta saludable complementada con actividad física”, plantea Samuel Durán, quien a la par es vicepresidente del Colegio de Nutricionistas de Chile.

El antiguo, saludable y delicioso queso
El antiguo, saludable y delicioso queso

Orígenes

No se está claro de cuándo aparece por primera vez el queso en el menú de las personas.

Se cree que surgió como resultado de un acto que es como un accidente.

Hay muchas leyendas en torno a los orígenes del delicioso alimento.

Una de esas indica que un viajero asiático, en algún momento del siglo XV aC, se fue a trabajar al desierto con una bolsa hecha de estómago de oveja y en ella llevaba leche.

El calor del sol y la faena laboral llevaron a que ese señor terminara su trabajo al anochecer.

Fue una sorpresa cuando encontró dentro de su bolsa una sustancia espesa y blanca que tenía un sabor agradable y distinto al sabor usual de una leche dañada.

Al parecer la bolsa todavía tenía jugos gástricos del estómago de la oveja y eso colaboró a que se pudiera dar el proceso.

Esa sustancia se le llama desde entonces cuajada, y todavía hoy, tantos años más tarde, se usa en la producción de queso.

De sabores y tipos

Por mucho tiempo los quesos eran bastante parecidos entre sí.

Quizás la única diferencia entre ellos era que el sabor cambiaba de acuerdo al tipo de leche que se utilizara.

De la mano de la modernidad, y después de la exploración gastronómica más creativa, hay más de dos mil tipos de quesos a lo largo del planeta.

Ahora los tipos dependen según el proceso por el cual es manufacturado cada uno de ellos, su tiempo de maduración y el tipo de leche que se use.

Texturas

Según la textura del queso, así será el uso que se le dará a cada cual.

Por ejemplo, los que tienen más duro su cuerpo son perfectos para participar en elaboradas a recetas.

En tanto, los suaves son buenos para elaborar abrebocas para antes de una comida fuerte o para compartir con los amigos con vinos, o bien son útiles para darle un sabor diferente a comidas que han sido cocidas de manera previa.

Por eso, cada tipo de queso es un mundo en sí mismo y cada uno va mejor con un plato o en algún momento del día o de la noche.

Edición Impresa