Arte que salva vidas

La Prensa forma parte de

The Trust Project

Arte que salva vidas
La presentación de la subasta se efectuó el pasado martes 20 de julio, en una rueda de prensa efectuada en el local de la empresa BMW en Calle 50. José Vilar

Después de lanzar en 2020 la iniciativa Arte Salvando Vidas —en la que 23 artistas se unieron para crear mascarillas de tela para recaudar fondos en favor de los niños con cardiopatías congénitas que necesitan ser atendidos con urgencia—, la Fundación Obsequio de Vida J. Thomas Ford pone a disposición hoy el catálogo en línea de la primera subasta de Arte Salvando Vidas, actividad solidaria en la que participan esta vez 53 artistas.

La subasta se manejará de modo semipresencial. Comenzará este viernes 23 de julio y se extenderá hasta el martes 3 de agosto.

En medio de la pandemia

Teniendo en mente que los problemas cardiacos no entienden de pandemia, la fundación siguió brindando ayuda a los pacientes y sus familiares de otras formas, con comida y medicamentos. No obstante, en este año y medio se pudieron hacer varios vuelos humanitarios a países como España y Colombia. ‘Ha sido bastante desafiante pero cuando se tiene el empuje nada te frena”, dijo Karla García.

Las obras serán exhibidas en el showroom de BMW en Calle 50, donde se desarrollarán recorridos guiados de lunes a viernes, de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. También se podrán consultar las obras en línea, ingresando al sitio www.menucreativo.com.

Las pujas iniciarán a las 8:00 a.m. del jueves 29 de julio y estarán abiertas hasta las 8:00 p.m. del martes 3 de agosto.

Karla García, la directora ejecutiva de la Fundación J. Thomas Ford Obsequio de Vida, expresó que el éxito de las mascarillas de Arte Salvando Vidas —que todavía están a la venta— y el apoyo nacional e internacional a esta iniciativa son los alicientes para impulsar este evento.

“Queríamos seguir con el compromiso de la comunidad artística, que nos ha dado tanto apoyo, y darle la oportunidad a varios artistas que se quedaron con las ganas de participar, así es como llegamos a nuestra primera subasta de arte”, explicó la directiva.

Arte que salva vidas
53 artistas se sumaron a esta subasta. José Vilar

La presidenta del Club Rotario de Panamá Melissa Vásquez de Castillo reiteró el compromiso del Club Rotario con la Fundación J. Thomas Ford Obsequio de Vida con el fin de continuar con la labor de Tom Ford, que se traduce en una apuesta decidida por la niñez panameña.

“Instamos a las personas y empresas que se sientan identificadas con las necesidades de los niños panameños a que se unan a nosotros para pedirle al Gobierno Nacional que nos dé la oportunidad de crear el Centro de Cardiopatía de Panamá. Tenemos años y gobiernos tocando las puertas. Esperamos que el gobierno actual del presidente Laurentino Cortizo nos dé la oportunidad de presentar nuestro proyecto, que ha sido analizado y estudiado, y que tiene las sustentaciones médicas que acreditan la existencia de un centro de cardiopatía en el país (...) No podemos permitir que los niños sigan muriendo por cirugías que se pueden hacer en Panamá”, agregó.

El director y curador de Menú Creativo, Reinier Rodríguez, mencionó que se procuró que sea de temática abierta y, sobre todo, ampliar el rango tanto a artistas con larga trayectoria, como Coqui Calderón o Jesús Díaz, así como emergentes, tal es el caso de Mónica Lokan o Ricardo Boyd, quienes durante este año y medio de confinamiento surgieron por medio de un fenómeno interesante que se vislumbró en las redes sociales y de otros medios que permiten visualizar el arte de maneras diferentes.

La variedad también se aprecia en los estilos artísticos, entre los que se encuentran el arte digital, el collage o la escultura.

Arte con propósito

El artista Gabriel Wong asegura que esta es una de sus subastas favoritas, ya que puede ayudar a los niños que padecen cardiopatías congénitas a través de su arte. Su obra Tropicaliserie No.19: Cardio refleja los vínculos culturales entre China y Panamá y su historia personal como hijo de migrantes chinos nacido en el país, mediante la representación de una planta que emula un corazón de algodón.

Gabriela Batista y su obra Robustos muestra a el roble chaparro como un ejemplo de fortaleza e inspiración frente a la adversidad, además de realizar un llamado para contrarrestar el cambio climático.

Arte que salva vidas
Las obras en puja también incluyen esculturas. José Vilar

Batista además aseguró que la pandemia fue el momento propicio para que la población reflexione sobre cómo el accionar del ser humano perjudicó al planeta de diversas formas como la deforestación y la pesca excesiva. “La pandemia es un ejemplo del exceso de la humanidad en torno a sus recursos naturales”, agregó.

Por otro lado, la artista Coqui Calderón, con su obra en pastel Diosa atada, representa a la mujer latinoamericana que todavía lucha por obtener su plena libertad y así poder cumplir sus aspiraciones. En este sentido, piensa que todavía hacen falta muchas cosas como la equiparación salarial entre hombres y mujeres, la erradicación del machismo en Panamá y el mundo que causa disfunción familiar, y mayores oportunidades para las mujeres en la política.

Calderón decidió colaborar con la subasta ya que tiene una hija discapacitada y, por ello, sabe la angustia que puede pasar una madre que tiene un hijo con un problema.

“La angustia es mucho mayor cuando una madre no tiene los medios para ayudar a esa criatura que tiene problemas cardiacos u otros problemas gravísimos, y que se le puede morir en cualquier momento. Ese hijo puede vivir si tiene ayuda. Yo comparto esa angustia y por eso me encanta ayudar a esta fundación”, dijo.



Edición Impresa