ANÁLISIS SOCIAL

¿Cuál será el ‘legado’ del virus?

 ¿Cuál será el ‘legado’ del virus?
Con la cuarentena, las personas han debido ajustarse a cambios drásticos, como salir ciertos días, con horarios y según género. Raúl Valdés

¿Cuáles serán los cambios sociales que podría traer en Panamá y el mundo la crisis por el coronavirus? ¿Se producirá alguna modificación de forma y fondo a nivel de salud, educación o seguridad? Las posibles respuestas de estas interrogantes fueron abordadas por estudiosos del comportamiento social en el reciente conversatorio “Pandemia y multiculturalidad”, que se realizó en las redes sociales.

Porque si bien el estudio del virus es un asunto propio de los médicos y biólogos, las medidas que se toman para contrarrestar la enfermedad tienen un profundo impacto social, expuso Marixa Lasso, historiadora y directora de investigación y publicaciones del Ministerio de Cultura (MiCultura).

Marixa Lasso, historiadora panameña

“Es importante revisitar la historia porque las crisis llevan a respuestas inmediatas y automáticas”.

Lasso ilustró con lo que significó para el país la epidemia de la fiebre amarilla durante los años de la construcción del Canal de Panamá y cómo este evento influyó en la creación de políticas públicas guiadas por los prejuicios raciales y la discriminación hacia la población panameña y afroantillana.

“Es importante revisitar la historia porque las crisis llevan a respuestas inmediatas y automáticas. Si nos remontamos a la crisis de la fiebre amarilla, la historia nos enseña que estas enfermedades conllevan cambios tecnológicos enormes, como lo fue entonces con el agua, que antes se solía almacenar de la lluvia y posteriormente se desarrolló un sistema de acueductos”, relató la investigadora.

Lasso, autora del libro Erased: The Untold Story of the Panama Canal, apeló a la memoria histórica, a la humildad de reconocer los errores del pasado y llamó a la reflexión para entender lo que ganamos y lo que perdemos en cada crisis sanitaria.

En tanto, la directora general de la Secretaría Nacional para el Desarrollo de los Afropanameños, Urenna Best, puntualizó el hecho de que la población afrodescendiente es un grupo social vulnerable a la crisis, tal como lo indican las cifras en Estados Unidos, en las que solo en el estado de Luisiana, por ejemplo, el 70% de muertes por la Covid-19 corresponden a población afroamericana. ¿Los motivos? La gran cantidad de casos de enfermedades crónicas entre este segmento de población, como la diabetes o hipertensión, anotó.

En Panamá, prosiguió Best, las costas arriba y abajo de Colón cuentan con una población afrodescendiente que vive en condiciones de hacinamiento, que hacen imposible la medida de aislamiento social recomendada por las autoridades, para prevenir la expansión del coronavirus.

 ¿Cuál será el ‘legado’ del virus?
Uno de los cambios notorios que llegó con el virus fue el adiós a los estrechones de manos. Elysée Fernández

“Si vamos por América Central, encontramos que la población afrodescendiente fue víctima de una discriminación sistemática que le impidió disfrutar plenamente de sus derechos”, aseguró.

Por su parte, Mónica Martínez, profesora de antropología social de la Universidad de Barcelona, España, lamentó que, a pesar de que los científicos evidenciaron a lo largo de los años que los seres humanos son una sola especie, afloran de nuevo en esta época de pandemia pseudocientíficos que pretenden implantar en la opinión pública teorías en las que se afirma que la posibilidad de contraer el virus varía según la piel o a las características sociales y culturales de las personas. “La diversidad cultural en el ser humano existe, pero no es genético. Aunque existen diferencias entre todos, todos somos homo sapiens”, apuntó.

La antropóloga, que realizó trabajos de campo sobre el pueblo guna, destacó cómo los pueblos indígenas son un grupo social que tiene la memoria histórica presente de manera permanente, en parte por las numerosas vicisitudes que han atravesado, entre ellas las de salud, como olas de tuberculosis o cólera en épocas pasadas.

A propósito, Osvaldo Jordán, director ejecutivo del Centro Regional Ramsar para el Hemisferio Occidental, recordó que hace 20 años el Estado no asumió la tarea de diseñar y ejecutar políticas específicas para los grupos indígenas, lo cual produjo, por ejemplo, barreras idiomáticas entre las comunidades y el resto de la población en momentos de crisis, como la que vivimos.

Jordán pidió también no olvidar la vulnerabilidad ante la pandemia de los migrantes que se encuentran varados desde hace meses en Darién, buscando seguir su ruta hacia otros destinos.

El foro virtual fue organizado por MiCultura como parte de la agenda de actividades digitales.

Edición Impresa