CAMBIO CLIMÁTICO

El deshielo en el Ártico amenaza a los perros de trineo

El deshielo en el Ártico amenaza a los perros de trineo
El deshielo en el Ártico amenaza a los perros de trineo

Entre las casas de madera y las colinas de Kulusuk, una localidad insular de Groenlandia, los perros de Moses Bajare esperan a que se forme el hielo para lanzarse a la banquisa y cazar osos y focas.

+info

La NASA sondea los mares de Groenlandia, amenazada por el deshieloGroenlandia se derretirá, afirma estudio científico

El perro de Groenlandia, robusto y resistente, bastante parecido al huskie, es desde hace siglos el mejor compañero del cazador inuit y arrastra su trineo en medio del desierto de hielo durante los meses de invierno, en los que la temperatura puede bajar hasta -35°C.

Pero el calentamiento global acelera el deshielo de los glaciares, más rápido en el Ártico, y retrasa su formación al final del verano.

Según Moses, se trata de una forma de vida, más que una actividad económica, la que está amenazada en Groenlandia, cuya superficie está cubierta de hielo en un 85%.

Climatólogos guiados por cazadores publicaron durante este verano imágenes preocupantes en las que se veía a perros que avanzaban con grandes dificultades en medio de un fiordo en que el hielo se había fundido.

“Antes, en invierno podíamos salir en trineo durante cuatro o cinco meses”, recuerda Kunuk Abelsen, un joven cazador que tiene 22 perros y cachorros.

Al llegar su barco en esta jornada de agosto, los perros se emocionan y ladran. Para Kunuk, sus perros son una parte de su identidad.

“Si dejáramos de utilizar [los perros], perderíamos una parte importante de nuestra cultura”, agregó.

Otros criadores redujeron sus jaurías o se deshicieron de ellas. Y Kunuk empieza a preguntarse si merece la pena mantener a sus perros. “Los cambios climáticos no son buenos para los perros de trineo”, dice el joven.

En 2016 se calculaba que en Groenlandia había 15 mil perros, frente a 25 mil en 2002, según las estadísticas del territorio.

Edición Impresa