BIODIVERSIDAD

El espectáculo cromático de las guacamayas

El espectáculo cromático de las guacamayas
El espectáculo cromático de las guacamayas

Coloridas guacamayas silvestres surcan el cielo de Caracas, Venezuela. Estridentes y mayormente dóciles, las grandes aves se posan en balcones en busca de alimento, una cercanía no siempre apropiada para su supervivencia.

Sus plumajes son una paleta que combina rojos, azules, verdes, amarillos o anaranjados. Con los primeros rayos de sol o al caer la tarde emprenden su vuelo zigzagueante entre las palmeras y edificios de la ciudad de Caracas.

El espectáculo cromático de las guacamayas
El espectáculo cromático de las guacamayas

Si bien la escena puede ser un sueño para los amantes de la naturaleza, detrás de la proliferación de estas aves en una urbe con altos decibeles, contaminación y ajetreo, está el tráfico de fauna y la introducción de especies exóticas, explica a la AFP el biólogo Diego Díaz.

Aunque no está claro cómo llegaron a esta ciudad de seis millones de habitantes, algunos especialistas sugieren que fueron introducidas por traficantes de animales o que pudieron escapar de su cautiverio en viviendas o zoológicos.

En todo caso, Caracas no es su hábitat natural, pues las poblaciones de guacamayas se localizan en apartadas zonas selváticas del sur de Venezuela, algunas en la frontera con Brasil.

Colores

La especie Ara araurana, caracterizada por su elegante y vistoso plumaje azul y amarillo, es la que más comúnmente se aprecia en la ciudad.



En la capital, estas especies de grandes y afilados picos hacen vida en antenas, tejados y árboles, desde donde emprenden ruidosos vuelos ya sea individuales o en bandada.

La Ara araurana, de plumaje azul y amarillo, es la más común en la ciudad. También se pueden avistar la Ara chloropterus (roja y verde), la Ara macao (amarilla, azul y roja) y la Ara severus, con pinceladas rojizas y azules.

“Hay sentimientos encontrados: por un lado es agradable ver que se acercan a las casas y las reciben con alimentos y buena actitud, pero por otro lado es preocupante que no encuentren en la naturaleza los alimentos que requieren”, indicó el biólogo Díaz.

El espectáculo cromático de las guacamayas
El espectáculo cromático de las guacamayas

Para este experto, lo más recomendable es evitar el contacto directo con estos animales “porque terminan siendo una especie de mascotas dependientes de los seres humanos”.

Pero ante la inevitable cercanía los veterinarios aconsejan darles frutas, vegetales o semillas de girasol, pero nunca alimentos procesados como galletas, que es lo que suelen recibir en muchas casas.

En Caracas, las guacamayas conviven con otros loros que dan su propio espectáculo y cientos de aves del cerro El Ávila, una imponente cadena montañosa que separa a la ciudad del mar Caribe.

Edición Impresa