TENDENCIAS

Las grandes ciudades atraen a los inteligentes

Las grandes ciudades atraen a los inteligentes
Las grandes ciudades atraen a los inteligentes

A medida que los trabajadores especializados de Estados Unidos gravitan hacia las ciudades más grandes, los responsables políticos en otras partes del país están tratando de frenar ese flujo ante la preocupación por una desigualdad de riqueza cada vez mayor.

Ese razonamiento es erróneo, argumentan economistas de la Universidad de Princeton y del Banco de la Reserva Federal de Richmond en un nuevo estudio.

El análisis dice que los trabajadores “cognitivos no rutinarios”, o CNR, son más productivos cuando están agrupados en el mismo lugar, generalmente en una gran metrópoli. Son “demasiado valiosos” para que estén repartidos en ciudades pequeñas, lo que equivaldría a un “desperdicio de recursos”, escriben los autores.

Argumentan que cualquier desigualdad resultante se aborda mejor a través de los impuestos a los trabajadores de altos ingresos del centro urbano y de los subsidios a trabajadores con salarios más bajos en el exterior, esencialmente una versión del Ingreso Básico Universal para este último grupo. Los autores calculan que con una transferencia de alrededor de 17 mil dólares por trabajador altamente cualificado al año, todos salen ganando.

Los investigadores están abordando una pregunta cada vez más central en la política estadounidense: qué hacer con la creciente división entre ciudades más ricas y áreas no metropolitanas menos prósperas.

Ese problema ayudó a dar forma a la carrera electoral de 2016. Los 472 condados en los que ganó la candidata demócrata Hillary Clinton, por ejemplo, representaba el 64% del PIB de Estados Unidos, según un análisis de Will Wilkinson del Centro Niskanen. El presidente Donald Trump ganó 2 mil 584 condados, lo que representa el tercio restante de la economía.

El artículo de Esteban Rossi-Hansberg, de la Universidad de Princeton, y Pierre-Daniel Sarte y Felipe Schwartzman, de la Reserva Federal de Richmond, responde a los esfuerzos del presidente del banco del distrito, Thomas Barkin, para estudiar cómo pueden prosperar las comunidades más pequeñas, no metropolitanas.

Barkin visitó personalmente varias ciudades pequeñas y pueblos en el distrito, que incluye las Carolinas, Maryland, Virginia, la mayor parte de Virginia Occidental y el Distrito de Columbia.

La economía de Estados Unidos ha registrado una creciente “polarización ocupacional y de capacidad” desde la década de 1980, según el estudio.

Edición Impresa