INTERNET

Una película en busca de ayuda para avanzar

Una película en busca de ayuda para avanzar
Una película en busca de ayuda para avanzar

Todo comenzó cuando Patricia Ortega encontró una fotografía de su mamá desnuda.

“Ella posaba muy sensual para la cámara. Es una mujer católica y convencional. Nunca me imaginé que podía hacer algo así. Me di cuenta de que yo solo la conocía como madre, pero que nunca la había visto como una mujer”, comenta la directora venezolana sobre cómo se inició el proceso creativo de su siguiente largometraje.

“Mamacruz es la historia de una abuela convencional. Una ama de casa dedicada por completo a su esposo, su hija y su nieta. Cuando Carlota, su hija, decide emigrar para buscar un mejor futuro, Cruz se ve obligada a aprender a usar internet para comunicarse con ella. Se apasiona por este nuevo mundo. Le encanta hacer videos y fotografías con la tableta, como una niña con un juguete nuevo. Un día tiene un encuentro accidental con la pornografía virtual y su vida cambia por completo”, comparte Patricia Ortega, quien en el pasado Festival Internacional de Cine de Panamá presentó su película Yo, imposible.

Una película en busca de ayuda para avanzar
Una película en busca de ayuda para avanzar

Viaje a Cali

En 2015 tuvo el honor de participar en la Residencia de Guion Algo en Común, en Cali, Colombia, con Yo, Imposible. “Allí terminé la versión definitiva de mi guion de la mano de Pablo Solars, guionista argentino del filme Historias mínimas, de Carlos Sorín, y concreté la coproducción con Antorcha Films, Colombia. Fue un empuje fundamental para Yo, Imposible. Un año después la filmamos. Y hoy está viajando por festivales internacionales”.

Está en los primeros pasos de Mamacruz. “Con él fuimos seleccionados en el Encuentro de Productores del Festival Internacional de Guadalajara 2019, y estamos en conversaciones con productores de Colombia, España y Cuba. Esta etapa temprana de desarrollo es fundamental, porque tiene un diseño de producción internacional. Todas las ventanas que se abran para hacer alianzas son fundamentales. De ellas depende la producción de la película”.

Por eso pensó nuevamente en la Residencia de Guion. “Vi la convocatoria justo cuando había terminado la primera versión del guion y sentí que era el momento indicado. Cuando recibí la noticia de la selección me contenté mucho. Estoy emocionada de tener un cupo en este evento iberoamericano. De 78 proyectos, solo 8 fuimos seleccionados”.

Una película en busca de ayuda para avanzar
Una película en busca de ayuda para avanzar

“La idea es corregir las debilidades y enriquecer las fortalezas desde el punto narrativo y de diseño de producción. Son pocas las residencias que tienen un tiempo de inmersión tan prolongado y profundo como esta. Los asesores se convierten en tus compañeros. La clase no se limita al espacio académico, también se convierte en algo cotidiano. Se rompen las barreras académicas convencionales y el proceso se transforma en un trabajo creativo donde lo íntimo y lo colectivo se funden”, explica.

Por eso se le ocurrió hacer una campaña de crowfunding para reunir el dinero y trasladarse a Cali del 8 de agosto al 9 de julio. “La matrícula de la residencia cuesta 2,900 dólares. La selección tampoco incluye el boleto aéreo ni el seguro médico internacional, que es obligatorio para asistir. La campaña de crowfunding que abrí en Indiegogo tiene como objetivo reunir los fondos para pagar estos tres conceptos. La campaña estará abierta hasta el 20 de mayo”.

Edición Impresa