TEATRO

Para preservar las tradiciones desde las tablas

Para preservar las tradiciones desde las tablas
Para preservar las tradiciones desde las tablas

Desde 2008, el director Benjamín Dibaidi Ávila forma grupos de teatro para que los jóvenes gunas que nacieron en la ciudad capital, o tienen años que no visitan las islas, no pierdan su historia, identidad, cuentos, leyendas y mitologías. Su idea es que el teatro sea “el puente en que puedan conocer nuestra cultura”, explica este actor, director y productor.

Su montaje más reciente, Nadili y la comunidad de los Olodules, se presenta hoy sábado 17 y mañana domingo 18 de marzo como parte del quinto Festival de Teatro Panameño, que ocurre en el teatro Anita Villalaz (San Felipe) hasta el 6 de abril y que organiza el Instituto Nacional de Cultura (INAC).

Esta obra, y el resto de la programación, comienza a las 8:00 p. m. Los boletos se adquieren en la taquilla del teatro Anita Villalaz a un costo de 12 dólares.

“Esta sería nuestra tercera producción en conjunto con el INAC, que nos abre las puertas y eso nos da valor para proyectar nuestras obras y tener experiencia.

Da confianza a la juventud guna creer y ser parte de las futuras producciones teatrales”, afirma.

La pieza

Para preservar las tradiciones desde las tablas
Para preservar las tradiciones desde las tablas

Nadili y la comunidad de los Olodules cuenta que cuatro mujeres nadilis (hijas de las estrellas) descendieron a visitar la Tierra, pero una de ellas, la menor, fue secuestrada por cuatro jóvenes de la comunidad, anota Dibaidi Ávila.

Aquella mujer fue la que dejó el canto, la organización, los valores y el vestido tradicional de los gunas, la mola. “La obra se centra en esta mujer y la importancia de nuestro pueblo matriarcal”, comenta.

Esta pieza se basa en milenarias palabras: “Nosotras, las hijas de las estrellas, bajamos a visitarlos en la alta noche mientras ustedes duermen. Allá arriba cantamos a nuestros niños y niñas que desde pequeños escuchan nuestros consejos... Nosotros aprendemos a defender nuestra tierra, así deben ustedes hacerlo también. Somos como las flores junto a los ríos que hacen fuertes las raíces de los árboles, que hacen más fértiles la tierra. No podemos estar sometidas a los hombres, somos sus compañeras, Paba Nana nos hizo así”.

Propone que aprendamos que la madre Tierra, “es la que nos ofrece la vida, la alimentación, el hogar, la unidad como pueblo. Debemos mantenernos siempre vigilantes de lo que nos ofrece la madre Tierra”.

Dibaidi Ávila recalca que Guna Yala “no solo es sinónimo de la mola o solo un lugar de playas”.

Edición Impresa