PATRIMONIO

Sube la factura de la restauración del icónico Big Ben

Sube la factura de la restauración del icónico Big Ben
La famosa torre recibirá al público en 2021. AFP

Los daños causados por una bomba de la II Guerra Mundial, el amianto o la contaminación, descubiertos hace poco, dispararon la factura de la restauración del Big Ben de Londres, que lleva dos años en obras.

El coste de la renovación de la torre Elizabeth, que acoge el famoso reloj y su campana, rozará los 80 millones de libras esterlinas (103,6 millones de dólares), anunció ayer el Parlamento.

Tras haber necesitado un aumento de 32 millones de libras en 2017, la restauración necesitará casi 19 millones de libras adicionales.

La restauración ha resultado ser “más compleja de lo previsto”, subrayó Ian Ailles, director general de la Cámara de los Comunes.

Pese a esos gastos adicionales, que deben aprobar las oficinas de las dos cámaras del Parlamento británico, la reapertura al público de la torre de 96 metros sigue estando prevista para 2021.

Con esas obras, se reparará la esfera y el mecanismo del reloj, grietas de la torre, corrosión y el marco en torno a la esfera, a la que se el devolverá su color original del siglo XIX.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL