Para vencer al oponente

Para vencer al oponente
m. en la feria. CORTESÍA.

David Gómez se vio a sí mismo como un minúsculo competidor, tras aventurarse a establecer su propia empresa luego de haber sido un asalariado por 15 años.

El escritor, bloguero y fundador de “Bien pensado” lanza ahora su segundo libro El día en que David venció a Goliat, en el que desarrolla seis claves para hacer surgir a los pequeños negocios, valiéndose del marketing en línea.

¿Cuál fue su primer Goliat?

-Fue enfrentar el desconocimiento y, en muchos casos, la indiferencia del mercado frente a los recién llegados.

¿Cuáles son las fallas más comunes cuando personas intentan promocionar su empresa en la internet?

-Creer que esto es magia y que la gente va a comprar inmediatamente. Que invertir en publicidad les atraerá cientos de clientes o que con solo abrir una página en Facebook ya van a llegar miles de personas a hacerse fans. Esto es un proceso que se construye paso a paso. Es como el matrimonio, nadie pide la mano en la primera cita. Es un proceso de enamoramiento y generación de confianza.

¿ Recomienda este libro también a directivos de sólidas empresas?

-Las grandes compañías tienen mucho que aprender de las pymes. Las grandes empresas cuentan con presupuestos de marketing, gente especializada, robusta infraestructura, reconocimiento de marca y músculo financiero, lo que a veces genera desperdicio. Una pequeña empresa no se puede dar el lujo de fallar, sus limitados recursos deben dar en el blanco y lograr el mayor impacto posible para su negocio. Con este libro los directivos de las grandes empresas pueden retomar la esencia de lo que significa contar con bienes escasos, lo que les ayudará a utilizar mejor lo que tienen.

¿Cómo puede un emprendedor explotar las herramientas digitales, sin contar con personal y disponer de un capital?

Una empresa con cero inversión puede crear una página web en plataformas que son gratuitas, que traen todo listo para implementar en ellas. En el libro comparto varios recursos de estos. Hay muchas otras herramientas del tipo ´hágalo usted mismo´ que no cuestan dinero, solo requieren invertirles un poco de tiempo.

Edición Impresa