DOCUMENTAL

La vida de ser refugiado en un aeropuerto

En 2015, cuando Alemania estaba revolucionada tras la apertura de sus puertas a un millón de refugiados, Berlín acondicionó un aeropuerto en desuso para albergarlos, creando un refugio que ahora es escenario de una película que se estrena en el Festival de Cine de Berlín. Construido con trabajo forzado bajo las órdenes del arquitecto de Adolf Hitler, Albert Speer, el aeropuerto Tempelhof sirvió como un salvavidas para Berlín Occidental durante el bloqueo soviético de 1948.

El aeropuerto fue cerrado en 2008 y sus pistas de aterrizaje se convirtieron en un jardín para la ahora unificada ciudad.

Sus hangares, que son el escenario del documental CentralAirport THF, se convirtieron en 2015 en un refugio de emergencia para más de 2,000 del millón de personas que ingresó a Alemania huyendo de la guerra y la persecución en Oriente Medio y África.

La película, del director brasileño Karim Ainouz, documenta la vida de los nuevos residentes del aeropuerto de Tempelhof y establece un paralelo con la vida de los berlineses en el enorme parque que lo rodea, mostrando el contraste entre los refugiados y los hipsters, personas haciendo ejercicio y las familias de pícnic.

Edición Impresa