AUDIENCIA

Imputan cargos a tres personas por deflagración de gas en el P.H. Costa Mare

Imputan cargos a tres personas por deflagración de gas en el P.H. Costa Mare
El siniestro ocurrió en el P.H. Costa Mare, el pasado 31 de mayo, a las 11:00 p.m.

La juez de garantías, Irma Palacios, ordenó la imputación de Heriberto Polo, Abraham Pinto y Jane Holguín Moreno, por la presunta comisión de los delitos de homicidio culposo y lesiones personales por el siniestro ocurrido el pasado 31 de mayo en el P.H. Costa Mare, hecho que provocó la muerte de un niño de 10 meses y afectaciones a su hermano de 5 años y a su madre.

Durante la audiencia también se decretó la medida cautelar de notificación dos veces al mes para cada uno de ellos, y se les prohibió comunicarse con testigos potenciales del proceso. La fiscalía había pedido impedimento de salida para los acusados.

La deflagración de gas ocurrió en el apartamento de la familia Muñoz Lima, ubicado en la torre 7 del P.H, que está en Costa Sur, corregimiento de Don Bosco.

Según el fiscal Richard Nicholson, Polo, quien era el administrador del complejo de edificios, actuó con imprudencia, ya que al ser notificado por el seguridad de las quejas de los inquilinos, ante el fuerte olor a gas, este le pidió al vigilante que dijera que se trataba de una cañería que olía mal. 

Sobre Holguín señaló que la representante legal de la empresa MTS Administración Total, no adoptó medidas de seguridad para evitar hechos como el ocurrido y además contrató a personal no idóneo para hacer los trabajos en el sistema de gas licuado.

Respecto a Pinto, quien es técnico de mantenimiento y realizó los trabajos en el sistema de gas licuado, dijo que éste no verificó que las llaves del apartamento estuvieran cerradas o taponadas.

Durante la audiencia, se leyó un informe del Cuerpo de Bomberos que señala que el profesional que debe llevar a cabo este tipo de labores es un plomero y no un electricista.

Por esta tragedia falleció el pasado 2 de junio, en el Hospital del Niño, Marcelo Muñoz Lima, de 10 meses, quien tenía quemaduras en el 87% de su cuerpo; su hermano de 5 años, Miguel Ignacio resultó con quemaduras en el 70% de su cuerpo y fue trasladado a Estados Unidos a recibir atención médica especializada cinco días después de la explosión y fue dado de alta de las terapias intensivas que recibía en el Hospital Shriners, en Galveston, Texas, el pasado 16 de agosto.

La madre de los niños, Karina Lima, de 35 años, también fue llevada a Galveston, al hospital John Sealy, y fue dada de alta el 11 de agosto, tras su proceso de recuperación de las quemaduras que cubrían el 90% de su cuerpo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL