DELITOS SEXUALES

Pornografía infantil aumenta en silencio

Pornografía infantil aumenta en silencio
Pornografía infantil aumenta en silencio

Las investigaciones de pornografía infantil en el distrito de Panamá aumentaron en 932 casos respecto al año anterior, según cifras de las fiscalías Primera, Sexta, Duodécima y Decimosexta de Circuito de Panamá, especializadas en la investigación de delitos sexuales.

De acuerdo con estos registros, hasta esta semana se habían contabilizado 958 casos de pornografía infantil en el distrito de Panamá, mientras que en 2014 se reportaron 26 casos, según el Informe sobre Derechos Humanos de Panamá.

Entrevistada por este diario, la fiscal primera de circuito, Katya Meléndez, detalló que las pesquisas por estos casos se iniciaron de dos maneras, especialmente por las alertas que reciben de la Organización Policial Internacional (Interpol), que por medio de patrullajes cibernéticos detecta cuentas de personas que incurren en esta práctica y luego son rastreadas a través del IP de la computadora.

Las fiscalías también investigan cuando detectan que en las redes sociales y en internet, en general, menores de edad distribuyen fotos de ellos mismos desnudos o en actividades sexuales. Esto, dijo la fiscal, “se considera pornografía infantil”.

En este último escenario, Meléndez explicó que el delito no solo se da cuando se fabrica el material pornográfico, sino cuando se publica, difunde o comercializa. “Entonces, en el hecho de enviar y recibir este material también se incurre en el delito de pornografía”, dijo.

Según la fiscalía, en el país también se practica lo que se llama morphing, modalidad que ocurre cuando se manipulan fotos y videos para vincular a niños y adultos en actividades sexuales.

Meléndez manifestó que, aunque este método es nuevo en Panamá, sí encaja dentro de lo estipulado en el Código Penal. “Es pornografía infantil, ya sea con imágenes reales o simuladas”, advirtió.

Citó el caso de una persona que buscaba imágenes en internet de hombres o mujeres desnudas y alteraba los rostros con fotografías de menores. Es decir, realizaba un montaje.

Las fiscalías no pueden asegurar que los casos que se han presentado en Panamá están relacionados con alguna red que se dedique a este tipo de actividades.

Existe la probabilidad de que algunas de estas personas se puedan conectar en salas de conversación de pornografía infantil a través de internet.

LAS SANCIONES Y LA ALERTA

El Código Penal establece penas de entre 5 y 10 años para quienes incurran en el delito de pornografía infantil. Las sanciones pueden aumentar de acuerdo con las características de cada caso.

Se desconoce cuántas personas están en las cárceles panameñas por este delito. En 2014, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito alertó sobre el auge de la pornografía infantil en el mundo.

Edición Impresa