Las horas que pasamos sentados repercuten negativamente en nuestra salud

Las horas que pasamos sentados repercuten negativamente en nuestra salud
Una mala postura al sentarnos, podría tener graves consecuencias para nuestra salud.

El trabajo en una oficina es sedentario y nuestro cuerpo está diseñado para movilizarse. La fatiga y el dolor de espalda nos agobian por esta condición, y solo se evitan con una buena silla ergonómica.

¿Cuántas horas pasa un colaborador sentado en un día? Sin pensarlo dos veces, podríamos decir que más de 10 horas desde el mismo momento que se levanta en la mañana, se baña, se sienta a la mesa a desayunar, sale, sube y se sienta en su auto, bus, taxi o metro; luego llega a la oficina o camina algunos minutos para llegar a ella y se sienta nuevamente, trabaja de 4 a 5 horas, se levanta para ir a la cafetería: almuerza y regresa; vuelve a sentarse, posiblemente se levanta a entregar algún trabajo, vuelve a su asiento para completar tres o más horas. La rutina sigue de regreso a casa.

Es posible que a esa hora se sienta cansado o con dolor espalda. El malestar que se refleja es producto de estar sentado largas jornadas en una oficina, detrás de un computador, un trabajo sedentario que se caracteriza por mantener una posición estática, y donde tiene un puesto y una silla asignada. Sin embargo, el cuerpo humano está diseñado para estar en movimiento y, al pasar largo tiempo en esa posición, genera molestias en diferentes partes del cuerpo. Esta situación repercute en su salud y puede generar:

La doctora María Neira, directora de Departamento de Salud Pública y Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su estudio “Ambientes de trabajo saludables: un modelo para la acción”, señala que “la riqueza de las empresas depende de la salud de los trabajadores”.

Las horas que pasamos sentados repercuten negativamente en nuestra salud
Una mala postura al sentarnos, podría tener graves consecuencias para nuestra salud.

Partiendo de esta afirmación, se puede establecer que gran parte de la competitividad de una empresa reside en el bienestar y desempeño del colaborador, el cual se ve afectado directamente por el grado de adaptación al puesto y al entorno en el cual desarrolla cada una de sus actividades: asientos mal diseñados, permanecer en pie durante mucho tiempo, tener que alargar demasiado los brazos para alcanzar los objetos, una iluminación insuficiente que obliga al trabajador acercarse demasiado a las piezas, son las principales causas que afectan el bienestar y desempeño del colaborador.

Encontrar un acoplamiento óptimo entre el colaborador y puesto de trabajo es un objetivo que debe ser establecido desde el principio, y se puede lograr si se tiene una buena integración de luz, sonido, temperatura ambiente y ergonomía.

La ergonomía, por lo tanto, es la ciencia multidisciplinar que aborda la planificación, concepción y evaluación de las tareas, trabajos, productos, organizaciones, entornos y sistemas para hacerlos compatibles en las necesidades, capacidades y limitaciones de las personas. Son como las leyes del trabajo que tratan de adaptar el trabajo al hombre. Al respecto, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y OMS colaboran estrechamente en estos temas, con el objetivo de desarrollar en todo el mundo una cultura de seguridad preventiva.

Las horas que pasamos sentados repercuten negativamente en nuestra salud
Una mala postura al sentarnos, podría tener graves consecuencias para nuestra salud.

Hacer que el trabajo se adapte al trabajador en lugar de obligar al trabajador adaptarse a él, es la metodología que toda empresa debe aplicar para una mejor calidad de vida y mayor producción.

Al diseñar un asiento de trabajo hay que tener en cuenta varios factores ergonómicos, entre ellos la altura de la cabeza, la altura de los hombros, el alcance de los brazos, la altura de los codos, la altura de la mano, la longitud de las piernas y el tamaño de las manos y del cuerpo, de acuerdo a un estudio denominado “Ciencia administrativa y estrategias de la salud” de la Universidad de Almería de España.

Adoptar una buena postura ergonómica le permitirá al colaborador evitar problemas severos de columna y musculares, lumbalgias, tendinitis o dolores de espalda, síndrome de túnel carpiano, jaquecas constantes, entre otros. Sin embargo, hay ciertas reglas que hay que tomar en cuenta:

Las horas que pasamos sentados repercuten negativamente en nuestra salud
Una mala postura al sentarnos, podría tener graves consecuencias para nuestra salud.

Para tener una postura correcta mientras se permanece sentado durante el trabajo, hay que seleccionar una buena silla. Este mueble debe permitir al colaborador mover las piernas y de posiciones de trabajo en general, con facilidad.

La OIT señala que el trabajo sentado parece confortable comparado con otras formas de trabajar. Sin embargo, estar sentado durante muchas horas también es agotador. Una buena silla reduce la fatiga, mejora la eficiencia del trabajo e incrementa la satisfacción laboral.

Un buen equipamiento ergonómico causa una gran diferencia. Es vital para la salud y para el desempeño laboral. Las sillas ergonómicas están diseñadas para proveer lo máximo de comodidad posible. Están fabricadas para el trabajador de oficina; sin embargo, no todas las que se venden en el mercado cumplen con las características requeridas para que un colaborador tome una postura correcta.

Entidades de salud relacionadas con seguridad ocupacional en nuestro país han acogido lo observado por la OIT y aconsejan a las empresas seguir las recomendaciones relacionadas con las sillas ergonómicas. Raenco, por ejemplo, es una de las empresas que ha adoptado las medidas y ofrece este equipo ergonómico.


Raenco ofrece las sillas EMA para el trabajo en oficina y que cumplen con los criterios ergonómicos recomendados por la OIT, la Asociación Internacional de Ergonomía y el Ministerio de Salud.

Cuando usted vaya a comprar una silla ergonómica debe tomar cuenta las varias características básicas del asiento, respaldar, apoyabrazos y la base.

Las horas que pasamos sentados repercuten negativamente en nuestra salud
Una mala postura al sentarnos, podría tener graves consecuencias para nuestra salud.

Mejorar la seguridad, salud y las condiciones de trabajo debería ser parte de la cultura laboral de toda empresa; aplicar esta directriz sería fácil considerando que una silla dura años, y su costo por día es solo una pequeña fracción del costo por hora de la mano de obra (se estima 0.1%). “Una buena silla, que mejora la productividad y la satisfacción laboral, compensa este mínimo costo”, recalca la OIT.

Visite Raenco, sus colaboradores con experiencia le atenderán y ofrecerán los mejores consejos para escoger una silla que se adapte a sus necesidades.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL