AMBIENTE

Acabamos con la vegetación mundial más rápido de lo que pensábamos

Acabamos con la vegetación mundial más rápido de lo que pensábamos
La vegetación mundial está en declive desde fines de la década de 1990, según estudio

La Tierra está perdiendo sus plantas y la humanidad tiene la culpa, según un nuevo estudio.

La vegetación mundial está en declive desde fines de la década de 1990, debido a cambios en el contenido hídrico de la atmósfera. Se encontró que un déficit de presión de vapor (VPD) atmosférico, o la diferencia entre la saturación del vapor de agua y el vapor de agua real, paraliza o revierte las tendencias de reverdecimiento de la vegetación, según una nueva investigación publicada en Science Advances.

Suponga que el mayor VPD es una bomba que extrae el agua del suelo y las plantas y las seca. Cuando una planta detecta que la humedad escapa, cierra su estomatal (un guardián entre la planta y la atmósfera) para reducir la pérdida de agua, lo que también impide que el CO2 entre en las hojas de la planta, deteniendo la fotosíntesis y el crecimiento, según el autor principal, Wenping Yuan de la Universidad Sun Yat-sen.

La vegetación de la tierra y la cobertura de follaje estuvieron en alza entre 1982 y 1998. Si bien el VPD había aumentado ligeramente antes de finales de la década de 1990, aumentó a un ritmo mayor después, hasta 17 veces más rápido, según los datos. Desde entonces, el VPD ha estado subiendo, convirtiéndose en un importante factor causante de mortalidad forestal en las últimas décadas, concluyeron los autores. Si las condiciones no cambian, habrá mayores efectos relacionados con los gases de efecto invernadero y menos vegetación también reducirá los volúmenes de cultivos, hierbas y bosques, según Yuan.

Entre el 53% y el 64% de las áreas con vegetación de todo el mundo experimentaron un aumento en las tendencias de VPD desde finales de la década de 1990, según los datos. Se espera que el problema empeore. Los investigadores prevén que el VPD seguirá aumentando en el transcurso del siglo y piden que se tengan en cuenta sus efectos al evaluar las respuestas de los ecosistemas a las condiciones climáticas futuras.

La investigación observó cuatro conjuntos de datos climáticos mundiales de 1982 a 2015 para medir el efecto del VPD en el crecimiento de las plantas. Se utilizó un radiómetro para indicar dicho crecimiento.

 

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL