TENSIÓN POLÍTICA

Católicos nicaragüenses exigen libertad de detenidos en protestas antigubernamentales

Católicos nicaragüenses exigen libertad de detenidos en protestas antigubernamentales
Decenas de personas se agruparon en los predios de la catedral para homenajear a los fallecidos.

Miles de católicos se volcaron el domingo a la catedral de Managua en solidaridad con los obispos y para exigir la liberación de cientos de personas detenidas en el marco de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

+info

Daniel Ortega recurre a la tecnología israelí para espiar a opositoresGobierno de Nicaragua no quiso recibir a presidenta de CIDHObispo auxiliar de Managua rechaza acusaciones del gobierno y denuncia amenazas

Con velas encendidas, globos y banderas de Nicaragua y de la iglesia los feligreses expresaron apoyo al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, quien denuncio esta semana una campaña de desprestigio y acoso de parte del gobierno y seguidores. Además Báez, un férreo crítico del gobierno, dijo que ha recibido mensajes a través de Whatsapp con insultos y amenazas, y la presencia de motorizados que merodean su casa.

"Silvio amigo, el pueblo esta contigo" coreaban los feligreses que también portaba pancartas donde se leía: "todos somos Silvio Báez". Durante la homilía en la catedral, para referirse a la situación de crisis que vive Nicaragua desde el 18 de abril pasado, el sacerdote Luis Herrera, citó las palabras de monseñor Oscar Arnulfo Romero, declarado santo por el Vaticano.

"El problema no es entre el gobierno y la iglesia, sino entre el gobierno y el pueblo. En esta situación la iglesia está con el pueblo y el pueblo está con la iglesia", dijo el religioso entre aplausos de la feligresía.

Al finalizar la eucaristía los asistentes gritaron en coro "justicia", "libertad" para solicitar la liberación de los detenidos durante las protestas, que según cifras de organismos de derechos humanos son unos 500.

Los asistentes soltaron globos azul, amarillo y blanco que se elevaron por fuera de los predios de la catedral; también dejaron cruces con el nombre de los más de 320 muertos durante la violencia que envuelve al país desde hace seis meses. Mientras se producía la actividad dentro del perímetro de catedral -en el nuevo centro de la capital- decenas de antimotines se desplegaron en sus alrededores.

"No tenemos miedo porque estamos con Dios", dijo Dora, mientras participaba en el acto de homenaje a los fallecidos. "No nos vamos a rendir, vamos a seguir protestando contra este gobierno", dijo otra asistente que prefirió no dar su nombre por seguridad. Las marchas opositoras que iniciaron hace seis meses contra una fallida reforma a la seguridad social, se transformó en una demanda de renuncia de Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL