RÉGIMEN

Cierra periódico de Nicaragua golpeado por embargo de papel y tinta del gobierno

Cierra periódico de Nicaragua golpeado por embargo de papel y tinta del gobierno
Cierre del diario.

El Nuevo Diario, una voz crítica del gobierno socialista de Nicaragua, suspendió este viernes sus operaciones tras casi 40 años de existencia, impactado por un embargo de papel y tinta impuesto por las autoridades, informó la publicación.

"El Nuevo Diario informa al público en general que ha decidido descontinuar su publicación debido a dificultades económicas, técnicas y logísticas que hacen insostenible su funcionamiento", anunció el rotativo -uno de los dos principales del país- en un comunicado.

El gobierno retiene en aduanas, desde hace casi un año, materiales importados como papel, tinta y otros insumos para la impresión de El Nuevo Diario y La Prensa, los únicos de circulación nacional.

En consecuencia, el diario había reducido el número de páginas y dejó de circular de forma impresa los fines de semana.

"Estamos conscientes de la importancia del Nuevo Diario como medio de comunicación clave en la cobertura periodística en las etapas relevantes en la historia reciente de Nicaragua, desde su fundación en 1980", indico asimismo el periódico en su ultima editorial.

 

También dejó de circular Metro, una publicación asociada a Nuevo Diario de distribución gratuita en Managua.

La editorial de ambos rotativos adelantó que terminará de cumplir con sus obligaciones pendientes con proveedores y que reembolsara el dinero a sus suscriptores.

El Nuevo Diario cuestionó fuertemente, al igual que otros medios independientes, la represión estatal contra las manifestaciones que estallaron en abril del 2018 contra el gobierno de Daniel Ortega.

La violencia, que según grupos humanitarios dejó al menos 325 muertos, cientos de encarcelados y 62,500 exiliados, fue documentada por el rotativo con amplios reportes y denuncias.

El anuncio del cierre provocó reacciones de condena y pesar entre periodistas y lectores.

La organización de periodistas PEN Internacional capítulo Nicaragua condenó el cierre del diario y acusó al gobierno de ejercer "un boicot aduanero, arbitrario e ilegal".

La ONG llamó al gobierno a "detener la campaña de intimidación y agresiones" contra los medios independientes y la "injustificable censura de prensa" que viola el derecho de los nicaragüenses a informar y recibir información.

Cese de publicación, una vergüenza para el mundo libre

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lamentó que otro periódico en América Latina haya anunciado la suspensión de su publicación debido a la presión de "un gobierno autoritario".

María Elvira Domínguez, presidenta de la SIP y directora del diario colombiano El País, expresó que "con el cese de la publicación de El Nuevo Diario, se apaga una nueva voz, producto de la política represiva del régimen de Daniel Ortega para castigar a la prensa. Es una vergüenza para Nicaragua y para el mundo libre".

El Nuevo Diario ya había iniciado medidas para enfrentar el desabastecimiento de su materia prima y desde diciembre pasó a imprimirse de 38 a 8 páginas solo de lunes a viernes. También se ha visto afectado el Grupo Editorial La Prensa que publica el diario La Prensa y Hoy.

Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información y director del portal mexicano de noticias La Silla Rota, agregó que "los representantes de medios, periodistas, organizaciones periodísticas y todos aquellos vinculados a la industria de la prensa, debemos enfrentar unidos el ataque de gobiernos autoritarios que desprecian la prensa libre e independiente".

Domínguez y Rock integraron en junio una misión de la SIP que visitó Nicaragua por segunda ocasión en menos de un año. En esa oportunidad, tras saludar la liberación de los periodistas Miguel Mora, Lucía Pineda y Marlon Powell Sánchez, la SIP deploró la escalada del clima de represión y hostigamiento contra la prensa independiente y pidió que se autorizar a Aduanas entregar los insumos, cuyos derechos aduaneros habían sido pagados sin demora por las empresas editoras.

Los directivos de la SIP adelantaron que, en su Asamblea General en Miami, a partir del viernes 4 hasta el lunes 7 de octubre, se abordarán a profundidad los problemas que afectan a la libertad de prensa, tales como la violencia contra periodistas, proyectos de ley y la estigmatización, entre otros mecanismos utilizados por el poder político y los enemigos de la prensa para atacar a los medios.

Edición Impresa