SANTOS VUELVE A CÚCUTA; ARREAZA HACE RECORRIDO AÉREO

Venezuela destruye cédulas a deportados

Venezuela destruye cédulas a deportados
Venezuela destruye cédulas a deportados


El puente internacional Simón Bolívar, que marca la división entre Colombia y Venezuela, dejó de ser una vía de comunicación entre países vecinos desde hace 10 días, cuando el presidente Nicolás Maduro anunció un cierre temporal de la frontera, supuestamente, para luchar contra el contrabando y el paramilitarismo.

+info

Venezolanos viajan en canoa para superar cierre fronterizoSuben a 8 mil 250 los colombianos obligados a salir de VenezuelaVarela pide a presidentes de Colombia y Venezuela que se sienten a dialogarPresidente de Colombia viaja a la frontera con Venezuela en medio de tensión

Alambres, vallas y militares de ambos lados de la frontera evidenciaban la crisis diplomática, mientras el presidente Juan Manuel Santos y parte de su equipo de gobierno, en una junta improvisada, debatían la situación y recibían un reporte. Al menos 8 mil personas han llegado a Colombia en los últimos 10 días, mil 97 de ellas deportadas por el Gobierno venezolano.

A esto hay que agregar la crisis de una cifra no declarada de venezolanos que quedaron atrapados del lado colombiano y a quienes tampoco dejan cruzar hacia su país, según reportes de NTN24.

Mientras Maduro salió de gira ayer a China y Vietnam, en rueda de prensa Santos denunció que a muchos colombianos que fueron víctimas de maltrato les rompieron sus cédulas colombianas y a algunos, también, cédulas expedidas en Venezuela.

Santos expresó que aspira a acelerar la salida de los albergues de las personas y que puedan acceder a los subsidios de vivienda.

SE AGRAVA SITUACIÓN EN LA FRONTERA COLOMBO VENEZOLANA

Desabastecimiento de alimentos y combustible y pérdidas incalculables para la débil economía de la frontera colombo-venezolana. Estos hechos, junto al drama que viven al menos 2 mil personas que se mantienen en albergues acondicionados por las autoridades colombianas, y la difícil situación de venezolanos que cruzan a diario la frontera por trabajo y ahora deben hacerlo en canoas, eran los temas que dominaban los reportes de medios de comunicación como NTN24 y RCN, así como de las agencias de noticias presentes en el área fronteriza al cumplirse 10 días del primer cierre decretado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Venezuela destruye cédulas a deportados
Venezuela destruye cédulas a deportados

La situación no parece mejorar, luego de que el viernes el sucesor de Hugo Chávez ampliara el cierre de la frontera decretado el 20 de agosto, ahora hacia la zona número 2 en el estado Táchira, al extender el “estado de excepción” sobre otros cuatro municipios y llevando el cierre hasta 200 km de una frontera común de 2 mil 219 km.

Además, anunció el envío de 3 mil militares más para custodiar la zona.

Los avisos fueron hechos en medio de una manifestación multitudinaria, en la que incluso bailó cumbia con su esposa.

Ayer, horas después del recrudecimiento de las medidas y haciendo a un lado los llamados de organismos multilaterales a que respete los derechos humanos en la frontera y abone a la solución de la crisis pronto, Maduro anunció que partía para China y Vietnam “para trabajar en todos los acuerdos” –que no detalló– que mantienen los tres países “para el mejoramiento económico, financiero y social” de la patria, reportó la agencia EFE.

La actuación de Maduro del viernes, de celebrar mientras en la frontera había caos y llanto de los colombianos, fue criticada por venezolanos que tras una semana atrapados en la frontera y aprovechando que no había guardias bolivarianos en el puente Simón Bolívar, lograron entrar a su país. Unos 200 según NTN24.

Venezuela destruye cédulas a deportados
Venezuela destruye cédulas a deportados

Edgardo Gafaro señaló que “da pena ajena, porque como presidente de la República las actuaciones que se están tomando para los hermanos colombianos son una vergüenza. Tenemos que hacer las cosas bien y demostrar el respeto y la paz que él tanto dice al pueblo colombiano”.

Zoila María del Rocío agregó que fue una burla porque él es colombiano y su esposa también. “¿Y mis hijos y mi esposo, ya no puedo estar casada con mi esposo que es venezolano?”, preguntó entre sollozos.

A otros venezolanos que llevaban horas en el puente Simón Bolívar, según la televisora, los militares les dijeron que tenían que ir a Colombia y buscar otra forma de regresar porque no pasarían por la frontera.

La crisis en la frontera colombo-venezolana también afecta el plano comercial y, por ende, la economía de los lugareños.

“Ustedes lo ven, todo el mundo ha cerrado porque no hay paso de personas, entonces Puerto Santander se siente supremamente perjudicado”, manifestó un pequeño comerciante de esta zona limítrofe colombiana.

Otro reforzó el argumento señalando que desde que está cerrada la frontera se han vendido “por ahí dos bolívares, tres bolívares, no se vende más nada”.

Un microempresario aprovechó para pedir al gobierno que le ponga atención a estos municipios que viven de un comercio fronterizo, porque al tomarse medidas como la adoptada por Maduro “queda esto muerto en vida”.

A diferencia de Maduro, que salió de viaje en plena crisis, Santos estuvo en la frontera. Llegó a Cúcuta –por segunda vez en 10 días– para dar seguimiento a las labores humanitarias y definir acciones.

Al término de esa reunión dio una rueda de prensa en la que se dirigió a los deportados. “Toda la actividad del Gobierno estará pendiente de ustedes para que tengan la oportunidad de rehacer sus vidas de la mejor forma posible”, indicó el presidente, de acuerdo a un audio de su declaración disponible en el sitio de la Presidencia de Colombia.

Aseguró que se acelerará el proceso de vinculación de los colombianos deportados al programa de empleo y subsidios de arriendo, a fin de que quienes están en albergues salgan de ellos y entren en el procedimiento para poder tener un empleo y así rehacer sus vidas.

Indicó que para ello tiene el apoyo del sector empresarial y de la construcción, que está dispuesto a abrir plazas.

Santos también negó que exista una epidemia o una emergencia de salud, o que haya desabastecimiento de combustible en la frontera. “Está garantizada la gasolina subsidiada para que no haya ningún tipo de escasez. Y es un mensaje que quiero dar, porque hay gente que está diciendo que se va a acabar la gasolina...”, apuntó.

Indicó que siguen pidiendo a las autoridades venezolanas que permitan el paso de camiones para recuperar los utensilios de familias que están del otro lado de la frontera.

Santos también denunció que  a muchos colombianos que fueron víctimas de maltrato  les rompieron sus cédulas colombianas y a algunos, también, cédulas expedidas en Venezuela, y que estaban acelerando con sus organismos de registro la entrega de sus documentos de identidad a todas esas personas. 

En tanto la agencia de noticias Xinhua reportó que el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, hizo un recorrido aéreo por las zonas cerradas indefinidamente. Además, envió a Santos un mensaje: “El problema del paramilitarismo no es un problema del territorio venezolano, nosotros tenemos que mantenerlos fuera de Venezuela y que Colombia los enfrente con fuerza”.

Exigen respeto a migrantes

La Unión Europea alertó ayer de los riesgos del cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia y pidió la búsqueda de “soluciones aceptables” para ambas partes.

“El cierre de la frontera, seguido del desplazamiento forzado, pone en riesgo el conjunto de la situación humanitaria, la seguridad y la estabilidad en la región fronteriza”, declaró en un comunicado el Servicio Europeo de Acción Exterior. 

“Se debe evitar una mayor escalada. Se deberían encontrar soluciones aceptables mutuamente, en pleno respeto de los derechos humanos y garantizar el bienestar de la población local”, añade la nota.

El viernes, la ONU llamó a Colombia y Venezuela a mantener un “diálogo constructivo” y la OEA instó a acatar las leyes internacionales en materia de deportaciones y a respetar los DD.HH, al tiempo que, a solicitud de Colombia acordó realizar una sesión del Consejo Permanente el lunes 31 de agosto. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entre otras cosas, instó al gobierno venezolano a no dañar viviendas y bienes de los migrantes y a analizar de forma individual las deportaciones, acorde al derecho internacional.

Por otro lado, Paraguay hizo un llamado para que los colombianos deportados por Venezuela sean tratados como seres humanos, declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga.

Loizaga, quien dijo pronunciarse en su carácter de portavoz de la presidencia pro-témpore del Mercosur y como vicepresidente de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, manifestó que la deportación de centenares de colombianos residentes en Venezuela “poco favor le hace” a la integración de América Latina. “Creemos que la situación que viven los migrantes colombianos merece ser considerada con la mayor atención y prioridad por los países de la Unasur”, remarcó.

La OEA prevé reunirse el lunes y la Unasur el jueves, para abordar la crisis.