INVESTIGACIÓN

Plácido Domingo, una leyenda de la ópera cuestionada por el #MeToo

Plácido Domingo, una leyenda de la ópera cuestionada por el #MeToo
‘El escenario es mi vida’ o ‘si descanso, me oxido’ había dicho en entrevistas Domingo.

Más de sesenta años de carrera en la que interpretó 150 papeles distintos habían convertido al tenor español Plácido Domingo en una leyenda mundial de la ópera, ahora en cuestión por las acusaciones de acoso sexual vertidas contra él.

+info

Plácido Domingo se defiende tras las acusaciones de acoso sexual

Las denuncias de ocho cantantes y una bailarina contra el artista de 78 años podrían conseguir lo que ni la edad ni los recientes problemas de salud habían podido: retirar de los escenarios al patriarca de la ópera.

“El escenario es mi vida” o “si descanso, me oxido” había dicho en entrevistas de los últimos años donde seguía compaginando sus actuaciones musicales con el cargo de director de la ópera de Los Ángeles.

Pero tras el escándalo, la Ópera de San Francisco canceló un concierto suyo, le retiraron la invitación a un concierto en Filadelfia y la institución que dirige desde 2003 anunció una investigación por las “preocupantes” acusaciones.

“He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años, y me ceñiré al más alto estándar”, aseguró Domingo en un comunicado, añadiendo que pensaba que sus “interacciones y relaciones siempre fueron bienvenidas y aceptadas”.

Nacido en Madrid el 21 de enero de 1941 en una familia de cantantes de zarzuela, Domingo tenía ocho años cuando sus padres se mudaron a México, donde estudió piano, dirección de orquesta y canto.

Tenía actuaciones previstas hasta noviembre de 2020, pero ahora están en vilo por las acusaciones de acoso.



El que más tarde sería descrito por la prensa internacional como “el rey de la ópera” o “el más grande artista de ópera de los tiempo modernos” debutó cantando zarzuelas con sus padres como barítono para después convertirse en tenor.

A los 18 años, interpretó un pequeño papel en Rigoletto, de Giuseppe Verdi, en la Opera Nacional de México. Pero su primer gran papel fue a los 20 años en Monterrey, el de Alfredo en La Traviata.

En 1965 comenzó realmente su carrera internacional, bajo la batuta de grandes directores de orquesta como Herbert von Karajan, Riccardo Muti o Claudio Abbado.

En 1972, dirigió él mismo La Traviata de Verdi en el New York City Opera, tras lo que se produjo como director de orquesta en todos los continentes.

También fue director musical y posteriormente director general de la Ópera de Washington, de 1996 a 2011, y director general de la Ópera de Los Angeles a partir de 2003.

Pero el canto siguió siendo su gran pasión: en 1990 formó el trío de “los tres tenores” con Luciano Pavarotti y José Carreras, que contribuyó a popularizar la ópera con su inmenso éxito de público.

Calificado como “operaholic” por la prensa estadounidense, este mismo verano actuó en Francia, Alemania, Madrid, Praga y Verona.

Y, según su web, tiene actuaciones previstas hasta noviembre de 2020, ahora en vilo por las acusaciones que han llevado a Plácido Domingo a engrosar la lista de personalidades señaladas por el movimiento #MeToo.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL