CASO JAMAL KHASHOGGI

Se debería descartar próximo G-20 en Riad, dice experta de la ONU

Se debería descartar próximo G-20 en Riad, dice experta de la ONU
'Nadie ha apuntado un solo dedo al futuro rey de Arabia Saudita', dijo el presidente Trump en una conferencia de prensa en Osaka.

De acuerdo con la experta de la ONU que investigó el asesinato del columnista Jamal Khashoggi por parte de funcionarios sauditas en Estambul, se trata de un "asesinato de Estado" y los líderes mundiales deberían reconsiderar la celebración de la cumbre del Grupo de los 20 en Riad el próximo año.

"El asesinato del señor Khashoggi reúne todas las características de un asesinato de Estado", dijo Agnes Callamard, experta de las Naciones Unidas asignada a la investigación de la muerte de Khashoggi, el martes en la Institución Brookings en Washington. Esto significa que la cumbre anual del G-20 "no se realiza o se debe llevar a cabo en otra parte", para que las naciones no sean "cómplices" del crimen.

La cumbre está agendada para finales de noviembre 2020.

Callamard, cuyo informe detallado el mes pasado concluyó que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, debe ser investigado por su posible rol en el asesinato el año pasado, dijo que cualquier investigación creíble debe indagar más allá de los funcionarios que actualmente están siendo juzgados en Arabia Saudita por el asesinato en octubre.

"Las 11 personas en juicio en este momento están realmente en el nivel más bajo. El juicio ha fallado y está fallando hasta ahora en abordar la cadena de mando", dijo Callamard. "El siguiente paso lógico para mí es identificar la responsabilidad individual en relación con el asesinato, particularmente dentro de la cadena de mando".

El asesinato de Khashoggi generó una condena global, dañando la reputación del príncipe Mohammed y desatando esfuerzos bipartidistas en el Congreso de Estados Unidos para limitar la venta de armas al reino. Además del asesinato, el príncipe heredero ha sido ampliamente criticado por la guerra liderada por los saudíes en Yemen, que la ONU describe como la peor crisis humanitaria del mundo, y su represión contra los derechos humanos y las mujeres activistas.

En su informe de la ONU, Callamard dijo que "no se llega a ninguna conclusión con respecto a la culpa". Pero reveló nuevos detalles de grabaciones de audio del asesinato y sostiene que había "evidencia creíble que justificaba una investigación adicional de la responsabilidad individual de los funcionarios saudíes de alto nivel, entre ellos la del príncipe heredero".

Arabia Saudita desestimó el informe de Callamard y ha negado en repetidas ocasiones que el príncipe Mohammed haya tenido algún papel en la muerte de Khashoggi, exfuncionario convertido en crítico del gobierno que aparentemente fue desmembrado después de ingresar al consulado saudí en Estambul. Su cuerpo nunca ha sido recuperado.

En el evento de Brookings, Callamard dijo una vez más que sería difícil imaginar que el príncipe heredero no supiera sobre el asesinato, pero dijo que era importante confirmar quién dio la orden directa y quién actuó directa e indirectamente.

También desestimó la investigación saudí sobre el asesinato, diciendo que no cumplía con los estándares internacionales porque la escena del crimen nunca fue asegurada, que las negociaciones para una investigación conjunta con funcionarios turcos tardaron dos semanas en completarse y que los funcionarios saudíes estaban en las instalaciones y limpiaron la escena del crimen de manera exhaustiva.

"No hay forma de que pueda concluir que la investigación realizada por Arabia Saudita se haya realizado de manera efectiva, de buena fe y permitiendo la cooperación internacional".

A pesar del daño a la reputación del príncipe Mohammed, regresó al escenario internacional en la más reciente cumbre del G-20 en Osaka, Japón, la semana pasada, donde se reunió con líderes como el presidente ruso, Vladimir Putin, la primera ministra británica, Theresa May, y Narendra Modi de India.

También compartió un cálido desayuno con el presidente Donald Trump, quien dijo que era un amigo y reformador que estaba trayendo la "revolución de una manera positiva".

"Nadie ha apuntado un solo dedo al futuro rey de Arabia Saudita", dijo Trump en una conferencia de prensa en Osaka, ignorando los hallazgos de Callamard y la conclusión de las agencias de inteligencia de EU de que el príncipe probablemente estuvo involucrado.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL