PROYECTOS DE LEY

Una Asamblea Nacional ausente

A mes y medio de concluir este período  de la Asamblea Nacional, todavía no hemos visto avances en los principales proyectos de ley pendientes de ser aprobados.

Proyectos de ley como la creación de Copeme, para la implementación y seguimiento de los acuerdos alcanzados por diversos sectores en el Compromiso Nacional por la Educación, que no ha sido debatido en el pleno, a pesar de que fue aprobado hace más de un mes en primer debate.

Tampoco hemos visto la discusión sobre el proyecto de ley de imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, proyecto que fue vetado por el presidente Juan Carlos Varela y que se encuentra engavetado en la Comisión de Gobierno.

Es en esa misma Comisión de Gobierno donde todavía no se han discutido los proyectos de ley de prescripción de dominio, de protección de testigos y para levantar el velo de confidencialidad de los delitos de corrupción presentado por el Ministerio Público.

Otro que espera debate es el proyecto de ley de inhabilitación perpetua a las personas condenadas por delitos de corrupción (muerte civil). Este proyecto fue  aprobado en primer debate a finales del período pasado y demoró dos meses en pasar al número 36 de la agenda legislativa para su segundo debate.

Aparte, está pendiente el proyecto de ley de la modernización de los servicios financieros que apenas empezaron a leerlo en la Comisión de Economía y, cuando iban por el segundo artículo, suspendieron la sesión.

Estos y otros proyectos de ley importantes para el país se encuentran atrapados en una institución cuya prioridad pasó de ser la producción de leyes, para convertirse en una estructura para garantizar la reelección indefinida de los diputados y la administración de sus privilegios.

Es hora de rescatar la Asamblea Nacional, eligiendo mejores candidatos. No podemos quedarnos en el #NoALaReelección, debemos dar un paso mas allá.  Debemos apoyar a aquellos candidatos que, además de tener una trayectoria impecable, se comprometan públicamente con cumplir a cabalidad sus funciones constitucionales, sin empecinarse en robarle funciones a los representantes y alcaldes. Nos urge elegir a verdaderos diputados; a los que aspiren a ser superrepresentantes hay que dejarlos en la papeleta, y a los actuales diputados #NoALaReeleccion.

La autora es miembro de Movin.

Edición Impresa