LIQUIDACIÓN DE LA IDENTIDAD NACIONAL

Crisis política en Francia

El periódico conservador francés Le Figaro señaló que en la segunda vuelta electoral los franceses tendrían que escoger entre la gripe crónica de Emmanuel Macron y la neumonía de Marine Le Pen. Independientemente de los calificativos que se puedan hacer, lo realmente importante y significativo es el hundimiento de los partidos tradicionales que se han alternado en el poder desde 1958. En la pasada elección ni la derecha republicana que apoyaba a François Fillon, ni el partido socialista que apoyaba a Benoît Hamon lograron pasar a la segunda vuelta.

Macron, un outsider que trabajó como especulador financiero en la banca Rothschild y que fuera ministro de Economía de François Hollande, sin ser una figura destacada del Partido Socialista, es un personaje peligroso –en mi opinión–, porque no responde a ninguna organización política y es un agente directo de grupos de interés y lobbies económicos.

Macron propone la disolución de los acuerdos que la derecha gaullista y los comunistas lograron, después de la Segunda Guerra Mundial, que establecieron la base de los derechos sociales que aún disfruta el pueblo francés en el campo de los servicios públicos, y ha sido un agente catalizador de la implosión interna del Partido Socialista con vista a su disolución.

“El posicionamiento de Macron como candidato es parte de una fuerte tendencia, especialmente visible en el seno del Partido Socialista [de Francia] (PS): la tendencia a la autoimplosión. La candidatura de Macron, planteada desde el exterior de ese partido es solo la más reciente de una serie de hechos que evidencian una voluntad interna de liquidación de esa formación política. El propio François Hollande ya decía en 2015: “Hace falta un acto de liquidación. Hace falta un harakiri. Hay que liquidar al Partido Socialista para crear el partido del progreso”, así lo expresó Jean Claude Paye (“El fin del sistema de partidos”, Red Voltaire, 21 de abril de 2017).

El proceso de demonización del Frente Nacional de Marine Le Pen, por parte de los sectores de poder, ya sea de carácter fáctico o dentro de la sociedad política institucional, no es tanto por la supuesta naturaleza fascista, racista o antiislamista de esta organización, sino porque se presenta como un serio obstáculo al desmantelamiento del Estado nacional, que impide que los lobbies y grupos de interés sean los que se impongan sobre el resto de la sociedad.

Marine Le Pen es nacionalista conservadora y, como tal, aun siendo derechista no acepta poderes fácticos por encima del Estado nación. Y este es el verdadero quid del asunto. Dentro de la Unión Europea el Estado nación va perdiendo atribuciones, pues estas son trasladadas a una autoridad supranacional.

Por otro lado, la crisis interna del Partido Socialista dio paso a la fundación del movimiento Francia Insumisa, bajo el liderazgo de Jean-Luc Mélenchon que reúne a antiguos comunistas, socialistas, ecologistas y otros sectores progresistas y de la nueva izquierda. Francia Insumisa obtuvo el 19.45% de los votos en la primera vuelta y no apoyará a ninguno de los dos candidatos. Francia Insumisa tampoco acepta la desaparición del Estado nación y en esto coincide con Le Pen, aunque desde una perspectiva ideológica distinta y centrada en los valores de la república, establecidos por la revolución francesa.

Jean-Claude Paye nos sigue ilustrando con lo siguiente: “El fenómeno de la candidatura Macron es revelador de una mutación en el ejercicio del poder del Estado, que es el final de toda mediación con la sociedad civil. Los diferentes lobbies toman el lugar de los partidos. Las grandes empresas tienen la capacidad de defender directamente sus propios intereses en contra de la gran mayoría de la población, sin que la decisión tomada tenga que asumir la apariencia de una defensa del interés colectivo... En otras palabras, la clase económica y políticamente dominante se convierte, también, en clase reinante; en la clase que ocupa la primera línea del ‘escenario político’, del espacio de legitimación. La clase dominante maneja directamente sus intereses y promueve, abiertamente, a sus candidatos. El proceso de legitimación de este procedimiento ya no tiene nada que ver con la representación, sino con el marketing, ya que la escena política se confunde con la de los medios”. (Ídem).

El fenómeno Macron es una acuñación de los medios de comunicación y representa a grupos de interés que promueven la liquidación del Estado nación, lo que a su vez está firmemente vinculado a la idea de que lo nacional debe dar paso a la sociedad cosmopolita, y que se disfraza con el denominado multiculturalismo. Es decir, la liquidación de la identidad nacional. Y lo anterior es la gran batalla que se libra en Francia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Francia desplaza a España FIFA anuncia cabezas de serie del sorteo para Rusia 2018

El sorteo de los grupos para la Copa del Mundo se realizará el 1 de diciembre en Moscú, Rusia.
AFP/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

escribió una carta Temer dice que hay 'una conspiración' para sacarlo del poder en Brasil

El mandatario Michel Temer dijo que su escrito era un desahogo y señaló que las maquinaciones conspirativas están siendo expuestas. El mandatario Michel Temer dijo que su escrito era un desahogo y señaló que las maquinaciones conspirativas están siendo expuestas.
El mandatario Michel Temer dijo que su escrito era un desahogo y señaló que las maquinaciones conspirativas están siendo expuestas. AFP/Archivo

El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó el lunes ser víctima de una conspiración para destituirlo urdida por el ...

tercer trimestre Netflix supera expectativas de suscripción y gasta cada vez más

El presupuesto de programación de la compañía para 2018 será de hasta mil millones más que lo pronosticado anteriormente. El presupuesto de programación de la compañía para 2018 será de hasta mil millones más que lo pronosticado anteriormente.
El presupuesto de programación de la compañía para 2018 será de hasta mil millones más que lo pronosticado anteriormente. AP/Archivo

De Alemania a Brasil, Netflix Inc. arrasó en su campaña para crear una red de televisión global, anotando el mejor tercer ...