Hoy por hoy

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrentará un juicio político en los próximos meses. Los líderes del partido Demócrata están organizando las tareas de seis comisiones investigativas de la Cámara Baja del Congreso de ese país, para que en las próximas semanas desarrollen las pesquisas sobre la trama ucraniana. Aunque parece un hecho distante y perteneciente a los vericuetos del malabarismo partidario estadounidense, este escándalo y el subsecuente proceso de juzgamiento político nos pueden afectar significativamente. Estados Unidos es el primer usuario del Canal, y también el principal socio en materia de inversiones en nuestro país. Además, Washington no ha designado su embajador en Panamá. El desarrollo de las investigaciones congresionales y el drama político en el vecino del Norte van a influir en la actividad económica internacional, ya afectada por la guerra comercial de Estados Unidos con China. Como en situaciones anteriores, con Richard Nixon y Bill Clinton, el mero hecho de que el mandatario sea investigado disminuye su reputación internacional, y afecta la disposición estadounidense de asumir responsabilidades fuera de su territorio. Existen muchas tensiones con Venezuela, así como la problemática del narcotráfico, la delincuencia organizada y la migración. Aunque no lo querramos, no somos simples espectadores de este proceso estadounidense.

Edición Impresa