Hoy por hoy

Los políticos panameños suelen hacer que fracasen las consultas populares sobre reformas a la Constitución, porque el mensaje a los consultados es votar a favor de todas las reformas o rechazarlas todas. Es decir, nos ponen a decidir entre el todo o la nada. Y la razón de ello es porque suelen proponer algunas reformas a su medida, que la ciudadanía tiende a rechazar. De ahí que el Tribunal Electoral esté solicitando que en el referéndum de las próximas reformas constitucionales se permita la consulta temática, en la que los ciudadanos se sientan en libertad de aceptar y/o rechazar lo que, a su criterio, no es una buena propuesta o, caso contrario, aceptarla. Vale la pena tomar en consideración esta sugerencia, dado que en este caso se ha hecho y está por hacerse un trabajo importante de consulta ciudadana, que implicará miles de horas-hombre de trabajo que se perderían si nuevamente impera la tradicional propuesta de aprobar todo o nada. Nuestros políticos deben recordar que se deben al poder popular. Están ahí para cumplir la voluntad de las mayorías. Y así como podemos elegir de una lista de candidatos, de la misma forma podemos elegir las mejores de un grupo de propuestas.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL