Hoy por hoy

La frugalidad de los gastos del Estado en tiempos de contención del presupuesto, parece que no tiene importancia para la Asamblea Nacional. La junta directiva de este órgano alquilará 12 vehículos por 12 meses, tipo camioneta, de cinco puertas, con doble tracción permanente y vidrios ahumados, por la friolera de 297 mil 500 dólares. ¿Porqué 12 camionetas si tan solo son cinco los directivos de la Asamblea Nacional? Con los salarios y las prerrogativas concedidas a los miembros del poder legislativo sería justo pensar que podrían usar sus propios vehículos para desplazarse a cumplir sus obligaciones laborales. En cambio, esta acción es una burla a la contención del gasto aplicada al resto del Estado. Esos fondos servirían para comprar vacunas, reparar una escuela u otra necesidad urgente del país. Si la práctica se repite en los cinco años del Parlamento actual, serán casi 1.5 millones despilfarrados en otra francachela del poder legislativo. Esta es otra desfachatez que se agrega a las planillas de 20 mil dólares mensuales, a los celulares pagados y a los tres días y medio de trabajo semanal. Los diputados siguen jugando con fuego, y dándole la espalda al clamor popular.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL