Hoy por hoy

La seguidilla de malas noticias para la constructora Norberto Odebrecht continúa a paso acelerado. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) puso a la empresa brasileña y a sus filiales en su lista negra, porque usó fondos de al menos dos de sus proyectos para pagar coimas. La sanción implica que por cinco años, a partir del 30 de agosto pasado, las compañías de este grupo constructor no podrán participar en proyectos financiados por este banco. Probablemente, otras instituciones financieras internacionales copien estas acciones, y le cierren otras líneas de financiamiento a esta empresa. Recordemos que los altos ejecutivos de Odebrecht mintieron en sus delaciones, omitiendo la cantidad de coimas que pagaron en realidad, y escondiendo la identidad de sus benefactores. Tres gobiernos panameños convirtieron a Odebrecht en la contratista más grande la historia de este país, sin embargo, ni la Ley de Contrataciones Públicas, ni los acuerdos de colaboración eficaz negociados por el Ministerio Público y ratificados por el Órgano Judicial, los excluyen de las licitaciones en Panamá. La decisión del BID contrasta con la tibieza de las autoridades y muestra el camino a seguir. Al final, la transparencia sí paga.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL