Hoy por hoy

La Cámara de Representantes de Estados Unidos busca un mayor acceso a funcionarios de la Casa Blanca que tengan conocimiento de los supuestos esfuerzos de Donal Trump para presionar a Ucrania a investigar a su rival Joe Biden. A cambio de la ayuda ucraniana, Trump entregaría la asistencia militar y económica de Estados Unidos, que su gobierno había paralizado por encima de las decisiones del Congreso y las recomendaciones del Pentágono. El complejo proceso de impeachment requiere que la Cámara de Representantes vote a favor del mismo, y que dos tercios del Senado, actualmente bajo el control de los republicanos, lo respalde. Esto último dificulta que el resultado de este proceso sea la salida de Trump de la Casa Blanca. Sin embargo, la lucha por el poder entre los dos grandes partidos políticos de Estados Unidos amenaza con paralizar la agenda internacional. Las relaciones comerciales de China y Estados Unidos seguirán trancadas, al igual que podría afectarse cualquier iniciativa de cooperación para América Latina. Este es otro ejemplo de cómo los conflictos de interés y el partidismo están socavando a las democracias.

Edición Impresa