EL FUTURO DE LA HUMANIDAD

¿Panamá hacia la sostenibilidad?

¿Panamá hacia la sostenibilidad? ¿Panamá hacia la sostenibilidad?
¿Panamá hacia la sostenibilidad?

La sostenibilidad define la capacidad de cualquier actividad para conservarse o reproducirse por sus propios medios, sin necesidad de apoyo externo. Para un país, incorporar en su gestión la sostenibilidad como eje transversal a través de políticas públicas, estrategias y decisiones que coordinen lo económico, lo social y lo ambiental es un verdadero reto para todos sus ciudadanos.

Después de los Objetivos de Desarrollo Milenio de 2000, la ONU introdujo en 2015 el concepto de desarrollo sostenible para trabajar en 17 objetivos, incluyendo el fortalecimiento institucional y las alianzas sociales necesarias para obtener resultados. Entender el alcance y las propuestas asociadas a esos objetivos y sus metas es laborioso por la cantidad y naturaleza técnica de la información.

Evaluar a Panamá en materia de desarrollo sostenible con modelos econométricos o estadísticas frías resultaría algo complicado y hasta engañoso o distorsionador, por lo que preferimos el análisis de los rasgos y las tendencias de nuestra realidad, como país, y sacar nuestras propias conclusiones.

En lo económico, los buenos resultados son evidentes. Los beneficios monetarios derivados de la administración eficaz y profesional de nuestro Canal, incluyendo su expansión; un hub aéreo y una compañía de aviación de primer mundo; un sistema portuario líder en movimiento de carga en la región; una conectividad robusta, confiable y de última tecnología en telecomunicaciones; una oferta inmobiliaria dinámica, novedosa y moderna en algunos puntos de la ciudad; la inversión en importantes obras de infraestructura y transporte; la atracción de capitales extranjeros y el surgimiento de algunas actividades no tradicionales son elementos que explican el sano crecimiento de la economía durante estos años.

Casi todas estas actividades se basan en el aprovechamiento de nuestra posición geográfica y, a pesar de estar huérfanas de un sistema integral de planificación y coordinación, sus bondades individuales contribuyen de manera positiva al desarrollo del país.

En lo social no podemos sentirnos tan orgullosos. Además de satisfacer las necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud y trabajo, el concepto de sostenibilidad exige disminuir la pobreza, establecer la participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones, mejorar la calidad de vida de la gente, asegurar la inclusión de todos los estratos de la sociedad. No obstante, un crecimiento que refleja estilos y patrones de consumo idénticos a países desarrollados, y que a la vez aumenta la inequidad en la distribución de la riqueza y consolida las condiciones de pobreza, debiera alertarnos que vamos en la dirección opuesta.

Durante muchos años los políticos han preferido atender las necesidades sociales con subsidios, dádivas y prebendas, lo que ha propiciado en la población una adicción a lo gratis, pero peor aun, ha generado en la gente una desmotivación por el esfuerzo y el trabajo digno y honesto. Nada más perverso para alejarnos de un balance entre lo económico y social.

En lo ambiental, seguimos oyendo los gritos de los ambientalistas para salvar un árbol viejo y carcomido al que nunca les preocupó dar mantenimiento, sin embargo, sentimos su silencio ante la devastación impune de nuestros bosques. Estamos presenciando la muerte lenta de nuestros ríos y cuencas, humedales y costas, donde grupos económicos, hartos en programas de responsabilidad social, inclinan la balanza a su favor con el argumento de que se requiere más cemento para que el país progrese.

Por último, en lo institucional, esa plataforma que debe generar las políticas para ese desarrollo sostenible que garantice la paz y la convivencia pacífica de la sociedad, vemos cómo campea un régimen de justicia viciado y poco independiente; un sistema educativo arcaico e incapaz de producir buenos profesionales y mejores ciudadanos; unos servicios de salud ineficientes, inhumanos y costosos; una gestión de la cadena alimentaria que favorece las importaciones mientras destruye la producción nacional; un desarrollo urbano anárquico y clasista; una infraestructura insuficiente y deficiente; un sistema electoral y partidos políticos con una oferta desgastada que promueve el populismo y el oportunismo; una gestión del Estado incompetente, corrupta e irresponsable, impedida para dar respuesta a las demandas de la sociedad y entregada a intereses particulares con el fin de perpetuar el sistema.

Ignorar que el mundo está cambiando y que el futuro de la humanidad está evolucionando hacia una sociedad más transparente, inclusive, solidaria y comprometida con el balance y bienestar económico, social y ambiental, será un precio que pagarán las próximas generaciones de panameños, si no abrimos los ojos y actuamos desde ahora con visión y determinación de patria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Sociedad Empieza demolición de la cárcel pública de David

Las autoridades dijeron que tenían identificados a los autores del siniestro.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Canal ampliado 99% de avance en trabajos en esclusas

Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación.
Más de 2 mil tránsitos en 15 meses de operación. LA PRENSA/Archivo

Los trabajos menores y defectos pendientes en el tercer juego de esclusas que desarrolla el contratista Grupo Unidos por el ...

SEGURIDAD EN NAVEGACIÓN 121 actos de piratería

Infografía Infografía
Infografía LA PRENSA

Entre enero y septiembre se han registrado 121 incidentes de piratería y robo a mano armada contra buques en distintas partes ...

negocios Cinco SEM se instalarán en el país

Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año. Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.
Visa es una de las 12 firmas aprobadas este año.

Las estadounidenses Visa y McKinsey & Company, Inc., y la suiza Panalpina World Transport, son algunas de las firmas que ...