CORRUPCIóN

Planilla gubernamental: otro vicio de los diputados

Claramente, un medio digital, publicó en redes sociales una imagen que aparenta ser una lista de “recomendados” para ocupar cargos públicos por parte de diputados reelectos del Partido Revolucionario Democrático.

La lista luce bastante formal y, por lo menos alguien se tomó el tiempo de crear un formulario que dejara claros los datos de las personas, el cargo que aspiran ocupar y el diputado que lo recomienda.

Esto no necesariamente indica que nuestro próximo presidente, Laurentino Cortizo Cohen, está ofreciendo puestos políticos a los diputados, puede ser que ni siquiera tenga conocimiento de que esta lista exista, y que no tenga la menor intención de continuar la relación enfermiza entre el Órgano Legislativo, y el Órgano Ejecutivo. Lo que sí es que, nos prende todas las alarmas sobre la intención de los diputados de perpetuar sus malas prácticas de nombrar personas en diferentes instituciones, principalmente en sus circuitos electorales. Esto está claramente en contradicción con su función de fiscalizar al Órgano Ejecutivo y se presta, además, para el intercambio de favores, en detrimento de la separación de poderes que tanto necesitamos.

Tenemos una planilla gubernamental que ha ido creciendo de manera insostenible, creando mayor presión fiscal, en detrimento de: la eficiencia en el servicio público, la limitación de las inversiones y el aumento de la deuda.

El crecimiento de la planilla estatal es injustificable si lo comparamos al aumento de la población o al crecimiento del país. Adicional a esto, muchos funcionarios no cuentan con las capacidades o la actitud para brindar un buen servicio al ciudadano, especialmente si su posición en el gobierno se la deben a un político, hecho que los hace sentirse intocables.

A pesar de que tenemos una ley de carrera administrativa que debería asegurar la entrada de personas por competencias y su promoción interna por méritos, y no por palancas, lamentablemente, lo que ha prevalecido ha sido la contratación de personas por afinidad política.

Pero esto no es ni siquiera lo más grave, y es que las “recomendaciones” de los diputados de personas para puestos públicos, han permitido que los mismos hayan creado círculos de poder, especialmente dentro de sus circuitos, lo cual les ha permitido a muchos reelegirse a pesar de su pobre desempeño en la Asamblea y sus abusos de las planillas/contratos/partidas/donaciones/traslados o como sea que se llame el vehículo que inventen en el futuro.

El próximo gobierno, el “buen gobierno de Nito Cortizo”, tiene la oportunidad de romper este círculo vicioso de corrupción, nombrando a las personas que se necesiten, basado en sus competencias y experiencias, y evitando a toda costa contribuir a los reinos feudales que se han ido creando a través de los años en los diversos circuitos electorales.

Son solo 15 diputados que lograron reelegirse. Quince diputados que todavía deben rendir cuentas sobre las planillas 080, 172, donaciones, Pandeportes y algunos casos más. Quince diputados que mantienen el blindaje que ha impedido que los investiguen. Asegurémonos de que se dediquen exclusivamente a cumplir sus funciones detalladas en la Constitución Nacional. El nuevo gobierno tiene una oportunidad inicial de oro de desmontar una de las prácticas más funestas de nuestra democracia, lo cual permitiría rescatar y fortalecer el balance de poderes. Solo así podremos juntos construir una sociedad próspera y feliz.

La autora es miembro de Movin y conductora de ‘Sal y pimienta’

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL