Procesos

Prácticas colaborativas, la novedosa forma de resolución de conflictos

En nuestro país tuvo lugar un acontecimiento muy importante a nivel regional: Panamá se convirtió en el primer país de América Latina en capacitar e introducir a más de 50 profesionales, entre ellos, abogados, profesionales de la salud mental y asesores financieros, por parte de miembros de la International Academy of Collaborative Professionals (IACP), en lo que se denominan las prácticas colaborativas para resolver los conflictos de manera no adversarial. El proceso colaborativo es un método alterno de solución de conflictos en el cual se busca llegar a un acuerdo en el que las partes están involucradas directamente en todas las negociaciones para la resolución del conflicto; de esa forma, las prácticas de cooperación reemplazan así la técnica adversarial y el litigio.

La estructura del proceso conlleva un enfoque interdisciplinario, en la cual los abogados de las partes ejercen la defensa jurídica a sus clientes, con el apoyo de los profesionales neutrales, como un asesor financiero y un especialista en salud mental, cuando las emociones no dejan fluir el objetivo, que es la solución del problema. A lo largo de mi práctica profesional como abogada litigante en materia de familia, una de las situaciones que preocupan más es el impacto que el litigio ante un juez pueda tener en las partes, especialmente cuando en medio del divorcio o la separación se encuentran los hijos, situación en la que el abogado debe tener mucho cuidado, a fin de no empeorar las pocas relaciones familiares que subsisten, luego de un divorcio o una separación. Los abogados a veces piensan que el sistema judicial es la única vía para arreglar los problemas tras la ruptura familiar. En ese sentido, y siendo conscientes del impacto social que conlleva la fragmentación familiar, este tipo de procesos es una metodología ideal para que las partes se sientan en un ambiente de negociación seguro, a salvo y confiados sobre la base de principios éticos y morales.

Es aprender a utilizar otro tipo de lenguaje y a trabajar sobre la base de valores como la confianza, integridad, paciencia; es humanizar el proceso de forma tal que el resultado conlleve que las partes no tomen decisiones en medio del caos, del miedo y de amenazas, es decir, no es ayudar a las partes a terminar de destruir su matrimonio, sino es ayudarlas a que reestructuren su relación después de la separación, en miras de la crianza de sus hijos. Vivimos en tiempos en que la depresión, suicidios, bullying, deserción escolar, violencia, uso de alcohol y drogas de niños y jóvenes, están estrechamente relacionados con el impacto que tienen las rupturas matrimoniales y la desintegración familiar. Este proceso en gran medida colabora a que las necesidades imperantes de los hijos sean tomadas en cuenta al momento de resolver el conflicto, que en la mayoría de los casos atañe a la pensión de alimentos, distribución de los bienes matrimoniales, custodia y reglamentación de visitas. Este proceso, a diferencia de los otros métodos de resolución de conflictos, provee a las partes (abogados y clientes) de herramientas a través de un lenguaje neutral, en la cual las buenas decisiones se llegan a tomar con base en la información veraz suministrada. A nivel mundial, existen miles de abogados capacitados en este tipo de procesos, y en otras latitudes está debidamente desarrollado desde hace muchos años. Este proceso no solo es utilizado en materia de familia, su metodología también es aplicada en conflictos de otras áreas como civiles, comerciales, negocios familiares, e incluso cuando da cabida a los conflictos de índole penal.Si bien es cierto, el sistema judicial adolece de muchas cosas, la mora judicial, la falta de recursos, materiales y personal capacitado hacen del litigio todo un idilio, que se convierte en tirar una moneda al aire y no saber de qué lado cae. No obstante, los abogados tenemos una gran responsabilidad, el abuso del sistema judicial para los casos que no lo ameritan se convierte en un elemento más que implica un problema en toda esta temática. Como abogados, debemos aprender a “utilizar la ley como herramienta y no como un arma”.

Si queremos progresar como sociedad, debemos desarrollar este tipo de metodología y adoptarla a nuestra legislación, en miras de una cultura de paz, especialmente cuando se trata de preservar las relaciones familiares. Hay esperanza. Que 50 profesionales panameños hayan tomado la iniciativa de ser los primeros nos lleva a pensar que esto será el principio de una era en la cual los propios clientes demandarán una opción más racional y humana al momento de resolver sus conflictos, cuando los mismos puedan evitar la vía judicial.

La autora es abogada

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Videos Firma del Pacto Ético Electoral

Firma del Pacto Ético Electoral Firma del Pacto Ético Electoral Vídeo
Firma del Pacto Ético Electoral Richard Bonilla

El magistrado presidente del Tribunal Electoral señaló durante la firma del Pacto Ético Electoral que en esta campaña para las ...

INVESTIGACIÓN Detención provisional para vinculados al homicidio de comerciante tableño

Los implicados en el caso utilizaron dos vehículos para circular por la zona. Los implicados en el caso utilizaron dos vehículos para circular por la zona.
Los implicados en el caso utilizaron dos vehículos para circular por la zona. Archivo

El juez de garantías de la provincia de Los Santos Fernando Bedregal impuso este lunes 12 de noviembre la detención ...

Incumplimiento de controles Contraloría reitera que las planillas 080 y 172 siguen suspendidas

‘Hemos sido firmes en exigir a la Asamblea Nacional que cumpla con todos los controles’, dijo Humbert. ‘Hemos sido firmes en exigir a la Asamblea Nacional que cumpla con todos los controles’, dijo Humbert.
‘Hemos sido firmes en exigir a la Asamblea Nacional que cumpla con todos los controles’, dijo Humbert. Archivo

Se mantienen suspendidas las planillas 080 y 172 de la Asamblea Nacional reiteró este lunes 12 de noviembre la Contraloría ...