JUVENTUD

Presión social vs salud

La adolescencia es una etapa especialmente susceptible a las influencias del entorno. Las conductas en esta etapa en muchas ocasiones, definen la aceptación social o no del joven. Pueden hacer actos o entrar en vicios para ser parte del “clan”, “banda”, o sencillamente para ser popular. Esto puede ser peligroso y afectar la salud global de estos muchachos(as) y la de sus familiares, inclusive en forma permanente. De ahí que es muy importante que en esta etapa en particular, los padres e hijos estén muy cerca unos de otros.

Por lo general, las conductas de riesgo pueden producir un efecto placentero, usualmente transitorio y sobre todo al inicio, este efecto es superior a la conciencia de las consecuencias que pudiera tener a mediano y largo plazo.

Algunas de estas conductas son:

- Consumo de drogas legales o ilegales, como el tabaco, alcohol, marihuana o cocaína.

- Trastornos de la alimentación, como la bulimia o la anorexia nerviosa que son usualmente, consecuencia del culto a la belleza, tan exaltada en esta época de la vida.

- El uso de redes sociales, a pesar de ser útiles para hacer amigos, obtener información de todo tipo y conocer lugares y cultura, también tiene riesgos como el ciberacoso, adicción, promociones de sexo y vicios sin “filtros”. Estudios recientes realizados en Johns Hopkins han demostrado que los jóvenes que usan las redes sociales más de tres horas al día tienen mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad. Un estudio previo hecho en Cambridge reportó que el riesgo aumenta despúes de dos horas al día.

Hay muchas otras, pero lo importante es tratar de diagnosticar en forma temprana esta situación. Generalmente, los jóvenes que caen en este tipo de problemas, presentan cambios en su conducta, para lo cual los padres debemos estar alerta. Estos cambios pueden ser: aislamiento, poco comunicativo, cambio en su forma de vestir, desmejora importante en las notas escolares, dejan de hacer actividades que antes le eran muy agradables. En general, a cualquier cambio de conducta es importante ponerle atención.

El comportamiento de los padres es fundamental y deben ser conscientes del ejemplo que significan, pero también estar pendientes de que sus hijos, conozcan a sus amigos(as), la familia de estos, conversen con ellos al llegar de las fiestas, etc.

Buen padre o madre no es aquel que le da a sus hijos todo lo que piden, sino aquel que le da amor, confianza y comunicación.

El autor es gastroenterólogo y exministro de Salud

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL