REFLEXIÓN

Prevenir el odio y el resentimiento social: Pedro Ernesto Vargas

Las redes sociales hacen diversos oficios, algunos loables como informar oportunamente sobre eventos significativos y educar; otros detestables como alimentar el ego de algunos, hacer eco de la mentira, permitir el insulto y la vulgaridad, pisotear la honra de las personas.  Sirven, entonces, para conocer el alma de las gentes que tienen acceso a ellas y que hoy son una muestra de la sociedad particular.

Con preocupación y estupefacción, cada día se dibuja mejor el odio y el resentimiento entre las clases sociales y políticas en nuestro país.  Basta que uno tome partido por los pobres o lo haga por los ricos; basta que favorezca o no al gobierno de turno o a la pasada administración. Todavía parece indemne la diferencia religiosa o las no creencias.

Mientras el resentimiento puede tener raíces, el odio tiene corazones. Y, estos corazones son temerosos y temerarios, pueden tomar las armas en sus manos y acabar con las vidas de otros, no solo con las honras. Hoy, no puede uno opinar diferente ni participar en un diálogo con otros puntos de vistas sobre un tema particular, sin que la respuesta  sea una cloaca de vulgaridades, con palabras obscenas, que solo pueden salir de la boca del odio y la mala clase. Alguien dirá que la responsabilidad es de toda la sociedad, porque la pobreza es lo que da asiento a la falta de educación, a una cultura de bajeza, a un desprecio por la vida y por el vecino o prójimo. Quizás no le falte razón a quien así opina, pero si se queda solo  en la justificación, se está cavando la tumba a la vida en armonía y respeto, en sociedad. Flaco favor se le hace a la rectificación.

El escarnio a la dignidad de las personas, la acusación intrépida y no solo falaz, el incendiarismo irresponsable que  se lee en Facebook, en Twitter o en las secciones que los periódicos nacionales  —abiertas para la participación sin filtros de ciudadanos lectores— no se diferencia de algunos de los más  desagradables e infortunados discursos de cantina, que hay que aguantarse en la Asamblea Nacional, por ejemplo, o en las peleas callejeras entre familias desheredadas.

La libertad de expresión se debe honrar con expresiones  respetuosas.  Ni siquiera se reclama que no sean certeras ni desapasionadas.  Pero tienen que ser respetuosas.  De otra forma, se crea el ambiente para la violencia y, presiento sin temor de equivocarme, que ya estamos confrontando esa violencia verbal que llevará a los hechos y que lamentaremos todos, porque no solo afectarán a una clase social o política sino a todos los ciudadanos.

¡Lo cortés no quita lo valiente!, dice el sabio proverbio, que muchas veces resulta en un reto más que en una advertencia.  La verdad, cuando es verdad, no tiene que acompañarse de altanería; la razón, cuando se tiene, no utiliza falsos argumentos.  Los odios y resentimientos solo se arman con cuchillos de filosos aceros y no se calman hasta que degüellan —cual navaja de guillotina— el porvenir y no solo el pasado.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

SUICIDIO Jeffrey Epstein, un depredador sexual con muchas sombras

Jeffrey Epstein. Jeffrey Epstein.
Jeffrey Epstein. AFP

Una semana después de su muerte, el multimillonario Jeffrey Epstein es visto no solo como un depredador sexual con un apetito ...

Nicolás Dujovne renuncia Argentina cambia su ministro de Economía bajo tormenta de los mercados

El exministro Nicolás Dujovne junto al presidente argentino, Mauricio Macri. El exministro Nicolás Dujovne junto al presidente argentino, Mauricio Macri.
El exministro Nicolás Dujovne junto al presidente argentino, Mauricio Macri. Tomado de Internet

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, renunció este sábado a su cargo y fue reemplazado por Hernán Lacunza, ...

MEDIO AMBIENTE Árboles artificiales contra la contaminación atmosférica en México

El primero de los dispositivos fue instalado en la capital del central estado de Puebla, cerca de una universidad. El primero de los dispositivos fue instalado en la capital del central estado de Puebla, cerca de una universidad.
El primero de los dispositivos fue instalado en la capital del central estado de Puebla, cerca de una universidad. AFP/Alfredo Estrella

Si de algo sabe México es de contaminación del aire: cada cierto tiempo, la capital se paraliza por el humo de automóviles, ...