GEOPOLíTICA

‘La coalición’ contra Siria

‘La coalición’ contra Siria
‘La coalición’ contra Siria

¿Existe una conspiración de Estados Unidos, Reino Unido y Francia para derrocar al poder establecido en Siria y presidido por Bashar al Assad?

¿O, Siria solo es el nuevo ‘campo de maniobras’ de los ejércitos de estos tres países, el cual utilizan no solo para justificar el presupuesto militar, sino también para hacer un despliegue de su poderío ante el resto del mundo?

Lo cierto es que los hechos hablan mucho mejor que las palabras; así que vamos a analizarlos:

El sábado 14 de abril era la fecha marcada por la OPAQ (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas) para iniciar ‘la investigación técnica’ del supuesto uso de armas químicas en la ciudad de Duma, en Siria, el pasado 7 de abril.

Esta investigación estaba avalada tanto por la Comisión Internacional Independiente de Investigación para Siria de la ONU, como por el Gobierno de la República Árabe Siria que, según su representante ante el Consejo de Seguridad de la ONU, se comprometió a garantizar que los expertos de la OPAQ tendrían acceso pleno y libertad de desplazamiento para poder cumplir con todas sus tareas.

El viernes 13 de abril, el embajador sirio ante la ONU, Bashar Jaafari, anunció que los expertos de la OPAQ ya se encontraban en Siria y que comenzarían su investigación al día siguiente, según lo programado.

Y, tras las amenazas de Estados Unidos de intervenir cuanto antes en Siria para destruir las supuestas armas químicas que guardaba este ejército, Rusia insistió en que debían esperar los resultados de la investigación técnica de la OPAQ.

Entonces: ¿Por qué Estados Unidos, Reino Unido y Francia tomaron la decisión de atacar instalaciones del régimen de Bashar al Assad, a ‘solo cuatro horas’ de que los expertos de la OPAQ iniciaran sus tareas de investigación; y sin contar con el aval de la ONU, ni el apoyo de Rusia y China?

No hace falta ser suspicaz para sospechar que querían asegurarse de destruir esas instalaciones antes de que la OPAQ pudiere comunicar que no se perpetró un ataque con armas químicas el 7 de abril en Duma.

Además, este último ataque llevado a cabo por la coalición atlántica me lleva a pensar que las declaraciones vertidas por el Gobierno ruso eran ciertas…

Serguéi Lavrov, ministro ruso de Relaciones Exteriores, dijo: “En ese lugar ya han estado nuestros especialistas militares y también los representantes sirios de la Media Luna Roja (…). No han encontrado allí ningún rastro de empleo de cloro o del uso de otra sustancia química contra civiles”.

Igualmente, el Centro de Reconciliación Ruso en Siria emitió un comunicado en el que aseguraba que los médicos del hospital de Duma no habían recibido ningún enfermo con síntomas de intoxicación química.

Por otro lado, Rusia viene sosteniendo desde hace varios días que Londres orquestó un montaje para fingir ese ataque con el fin de culpar a Damasco del uso de armas químicas contra la población civil.

¿Se trató de un ataque controlado para probar qué tan efectivas son las armas de los países que atacaron?

Francia, por ejemplo, aprovechó el ataque para probar su nuevo misil de crucero naval, el MdCN, que aspira a competir en el mercado de armas con el Tomahawk estadounidense y que cuesta casi 3 millones de euros. Ya está previsto que probablemente España y Holanda comprarán este nuevo misil francés.

Si el objetivo era probar armamento, los países de la coalición deben estar preocupados, ya que la mayoría de los misiles que lanzaron fueron derribados por las fuerzas de defensa antiaérea de Siria antes de que llegaran a su objetivo.

¿Existe un valor extraordinario en Siria por el cual todas las potencias desean tener el control de esa tierra?

Recordemos que el régimen de Bashar al Assad es el único que ha sobrevivido a los movimientos que fueron erróneamente llamados “primaveras árabes”, y eso ha sido solo gracias al apoyo que tiene Siria de parte de Rusia e Irán.

¿Toda la problemática en Siria ha sido creada como parte de un montaje para tantear el poder armamentístico de Rusia ante la perspectiva del inicio de una III Guerra Mundial?

Muchos testimonios e investigaciones se han vertido sobre la teoría de que existe un plan encubierto para provocar una guerra con el objetivo de solucionar el problema de la sobrepoblación mundial y las crisis económicas que han afectado a los países del primer mundo en la última década.

Puede que este ataque llevado a cabo contra Siria a las 4:00 a.m. del 14 de abril fuese necesario. Quizás, el Gobierno de Estados Unidos realmente tenía como objetivo acabar definitivamente con todo el armamento químico que estuviera en poder de Siria para evitar que pudiere ser usado contra occidente en una posible futura guerra. Recordemos que solo fueron atacados tres objetivos en concreto, un centro de investigación científica y dos depósitos de armas químicas; y que nadie (ni civil ni militar) murió durante el ataque.

¿Quién nos va a contar la verdad sobre la situación en Siria?

De momento, solo nos queda esperar el resultado de la investigación técnica de la OPAQ y continuar siendo espectadores de la película bélica de la temporada.

Cabe la posibilidad de que tanto Siria como Rusia hayan dicho la verdad sobre que el video del supuesto ataque químico en Duma solo fuera un montaje para poder llevar a cabo una masiva campaña mundial anti Siria.

Pero también cabe la posibilidad de que de no haber sido destruidas esas instalaciones sirias, la seguridad de los que vivimos en occidente estuviera en peligro, pues mientras haya en el mundo un solo depósito de armas químicas, siempre existirá el riesgo de que un día estas lleguen a ser usadas.

En cualquier caso, te dejo algo para que medites en ello:

Curiosamente, casi todos los países con ejército han aumentado su presupuesto militar para 2018. Estados Unidos, con un gasto equivalente al 40% del presupuesto militar mundial, lidera la lista.

Solo un país viene reduciendo su presupuesto militar desde 2016 y en 2018 lo reducirá un 5% más: Rusia.

¿Quién teme a quién?

La autora es especialista en capacitación

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL