SALUD

El estigma social y las enfermedades mentales

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es un “estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedades”.

Entonces, se puede considerar que las enfermedades mentales causan malestar a nivel físico, mental y social. Adicional a esto, alteraciones que influyen directamente los aspectos afectivos, cognitivos y comportamentales de una persona, causando repercusiones en distintas áreas de su vida cotidiana.

¿Qué pasa con las enfermedades mentales?

Según Our World in Data (2018), se considera que 970 millones de personas alrededor del mundo presentan algún trastorno mental. Entre los que pueden estar: la depresión, ansiedad, desórdenes alimenticios, trastorno bipolar, esquizofrenia, entre otros.

Al abordar el tema, encontramos múltiples barreras: social, familiar, emocional, etc.

Particularmente, la OMS considera que una de las barreras más impactantes es a nivel social. Precisamente por el estigma y la discriminación que sufren las personas que tienen alguna enfermedad mental.

¿De dónde viene el estigma social?

Tener una enfermedad mental muchas veces se transforma en una etiqueta socialmente impuesta. La misma llega a ser tan dañina que, a pesar de que la persona cuente con los tratamientos necesarios para hacer frente a su situación, prefieren rechazar o no comprometerse a seguir el tratamiento por el estigma que esto conlleva. (Corrigan, Druss, & Perlick, 2014)

La realidad es que tener diagnóstico enfrenta a la persona a aceptar una condición de salud mental y lo que ella acarrea. Pero también le enfrenta con una serie de prejuicios y comentarios negativos, denigrantes y ofensivos de terceras personas que no saben cómo manejar la información.

En nuestra sociedad es imprescindible que fomentemos una cultura de inclusión y aceptación ante las diferencias. Y que ayudemos a romper con el estigma que crece cada vez más sobre las personas que presentan trastornos mentales. De esta manera, seremos capaces de ser entes de apoyo y no estresores.

¿Cómo podemos hacer para eliminar las etiquetas y romper el estigma?

•Muéstrate receptivo ante las diferencias. Evita criticar o hablar de forma negativa sobre una persona por tener características que consideras “inadecuadas”.

•Investiga e instrúyete sobre el tema. Solo de esta manera empezarás a eliminar de tu pensamiento los tabúes que rodean a las enfermedades mentales.

•Actúa como red de apoyo. Estas son de suma importancia para personas con enfermedades mentales.

•Habla en contra del estigma. Expresa tus opiniones basadas en hechos e investigaciones, no basadas en el temor o en el poco conocimiento sobre el tema.

No temas romper el silencio sobre las condiciones de salud mental. La realidad es que es igual de importante que la salud física, y todos y todas podemos hacer la diferencia para construir una sociedad más empática.

La autora es psicóloga y miembro de Fundación Relaciones Sanas.

Edición Impresa