DESARROLLO

La explotación del área revertida

Después de incansables luchas, el 7 de septiembre de 1977, la firma de los Tratados Torrijos-Carter marcaría un antes y un después en la vida de todos los panameños. El documento significaba la reversión de las tierras a Panamá y la administración del Canal, que estuvo en manos estadounidenses por muchísimos años.

El tratado firmado tenía cuatro aspectos a destacar: Soberanía, administración del Canal de Panamá, defensa del Canal y beneficios económicos.

En resumen, establecía reconocer la soberanía de Panamá sobre la Zona del Canal, proceso que culminó en el año 1999, momento único e histórico.

Pero, ¿cómo Panamá le ha sacado provecho a estas zonas revertidas? ¿Han sido explotadas económicamente y con visión a largo plazo?

Veamos qué uso se le está dando en la actualidad a algunas de estas áreas:

•Las dos bases que protegían el lado pacífico del Canal se conocen hoy como el causeway de Amador, un sitio que además del turismo tiene un importante contenido histórico. Alberga el Biomuseo, una obra monumental del mundialmente reconocido arquitecto Frank Gehry. También podemos encontrar restaurantes, puerto de cruceros, comercios, instalaciones científicas, un centro de convenciones, entre otros sitios de esparcimiento, lo cual atrae más turistas y visitantes.

•Una de las bases de la fuerza aérea de Estados Unidos estaba ubicada en Albrook. Allí fue mudado el aeropuerto Marcos A. Gelabert.

•Panamá Pacífico es una zona económica especial y uno de los primeros modelos que maneja residencias y comercios, un ejemplo contrario a la Zona Libre de Colón.

•El edificio 10 del fuerte Gulick albergó la Escuela de las Américas de inteligencia militar, actualmente conocido como el hotel Meliá Panamá Canal.

•Clayton. En esta área existen muchas construcciones de viviendas y barriadas que los panameños no pueden comprar porque son inaccesibles.

•La Ciudad del Saber es una de las áreas que ha sido mejor explotada, desde mi perspectiva. Es producto del desarrollo de la innovación, la cultura emprendedora y la sostenibilidad. Desde sus instalaciones, muchas personas colaboran para desarrollar iniciativas que generen cambios en la sociedad.

Los estadounidenses tenían la capacidad de crear instalaciones lo suficientemente cómodas y dignas, hechas para brindar un servicio 100% óptimo y con características humanitarias, lo cual no ha sido logrado desde la reversión por nuestros gobiernos.

Las áreas revertidas representan un valioso patrimonio nacional, obtenido a través de las luchas de varias generaciones.

La autora es estudiante de maestría en la UIP

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL